Con palas, con picos, desnudas: así las mujeres mexicanas salen a buscar a sus hijos desaparecidos

13 de julio de 2021

Lau Almaraz

A falta de apoyo de las autoridades, estas mujeres han salido a buscar a sus hijos e hijas desaparecidos en nuestro país.


No había nada que detuviera a Miriam para buscar a Karen, su hija de tan sólo 20 años de edad. A falta de apoyo de las autoridades, no le quedo más que trabajar en una estrategia que le permitiera acercarse a los plagiarios de su pequeña y así, hacerlos pagar por haberle quitado la vida luego que ella y su familia pagaran el rescate solicitado por los secuestradores para regresársela con vida.


El caso de Miriam Rodríguez ha vuelto a ser tema de conversación, en un México en el que las madres tienen que salir a buscar a sus hijas e hijos desaparecidos por la nula acción de las autoridades no sólo en su búsqueda, sino también en la labor por hacer que este tipo de delitos se reduzcan en territorio nacional. A raíz de la ovación que recibió la actriz Arcelia Ramírez en el festival de Cannes tras la exhibición de "La Civil", cinta belga basada en la historia de Miriam, hemos recordado a las mujeres que tienen que armarse de picos, de palas, de estrategias para volver a ver a sus hijos o hijas.


Muchas de ellas, como Miriam, como la propia Marisela Escobedo, son tan sólo unas cuántas historias de lo que sucede en este país en donde son ellas las que tienen que armarse de valor para salir adelante con el penar de saber a sus familiares desaparecidos y con la convicción de hacer justicia por sus propias manos.



'Falta el cráneo y yo quiero un hijo completo'

Una llamada anónima fue la que alertó a Ceci Patricia Flores sobre la presencia de huesos expuestos a un lado de una carretera en Sonora. Ceci es líder de las Madres Buscadoras en esa entidad federativa, en donde desde el 2019 no ha parado de buscar a su hijo. Marco Antonio Sauceda Rocha fue privado de su libertad en mayo del 2019. Ceci podría haberlo encontrado casi dos años después gracias a una cartera y un pantalón que reconoció en el lugar en donde encontró esta osamenta expuesta, sin embargo, luego de darse a conocer los resultados forenses, no se trataba de Marco.


A través de diversos videos publicados en Facebook, en el sitio de Madres Buscadoras de Sonora se dio a conocer cómo a través de una llamada anónima, se alertó sobre la presencia de restos que podrían ser los de Marco Antonio. El hombre de 31 años de edad, fue privado de su libertad por hombres armados en Bahía de Kino, en Sonora, el 4 de mayo del 2019. Desde ese entonces su madre, Ceci Patricia Flores, creó el colectivo que ayuda a madres a buscar a sus desaparecidos en Sonora.


"El pasado 19 de febrero, Madres Buscadoras de Sonora, por medio de una llamada anónima, realizamos este hallazgo que podría tratarse de Marco Antonio Sauceda Rocha, el hijo de la líder del colectivo Ceci Patricia Flores Armenta", indican en los posteos en Twitter. "Si esa persona no me hubiera llevado al lugar, jamás hubiera encontrado. Es un monte como de 7 kilómetros de la carretera para adentro. Mañana seguimos la búsqueda porque falta el cráneo y más huesos y yo quiero un hijo completo, creo lo merezco por tanta lucha", indicaba Ceci Flores, quien así describió su historia para Cultura Colectiva News.



'Encontré a mi bebé...'

Entre lágrimas y un profundo dolor, Cecilia Delgado, líder del colectivo de Madres Buscadoras por la Paz, logró encontrar en noviembre del 2020 y por sus propias manos, los restos de uno de sus hijos desaparecidos en Hermosillo, Sonora. “Encontré a mi hijo, es mi bebé”, exclamó Cecilia, ahogada en lágrimas tras buscar por casi dos años en varias fosas y terrenos a su hijo, en compañía de varias madres de familia que se dedican a excavar en la tierra para localizar los restos de sus familiares. 


Cecilia logró encontrar a Jesús Ramón, a casi dos años de su desaparición a manos de policías estatales, quienes todavía trabajan en la corporación de seguridad, denunció. Fue la tarde del lunes cuando, casi terminando los trabajos de búsqueda en un terreno en la colonia Altares en la capital sonorense, una de las integrantes se apartó del lugar donde integrantes del colectivo y autoridades realizaban las exhumaciones de una osamenta. 


Sherlyn, integrante del grupo de madres buscadoras y amiga de Cecilia, caminó por una vereda y observó una zona donde había un hundimiento en un punto del camino. Ahí empezaron a excavar, sin embargo, cayó la noche y pausaron su trabajo para continuar el día siguiente. Fue allí donde lograron hallar dos cuerpos, uno de ellos con las prendas que Jesús Ramón tenía el día de su desaparición, además que encontraron sus braquets. Cecilia soltó el llanto al ver que las prendas y los braquets eran similares a los de su hijo. El miércoles se confirmó en los exámenes de genética que se trata de Jesús Ramón Martínez Delgado, quien desapareció el 2 de diciembre de 2018. 


'Tu mami llegó por ti...'

"Tu mami llegó por ti, vámonos", dijo Nora Lira cuando localizó el cuerpo de su hija en Bácum, un municipio que queda ubicado a veinte minutos de Cajeme, en Sonora. Ella sabía que ese cuerpo era el de su hija Fernanda, desaparecida el 2 de octubre del 2018 cuando contaba con 18 años.


La líder de las Rastreadoras de Ciudad Obregón encontró con ayuda de otras madres que también tienen hijas e hijos desaparecidos, el cuerpo de una joven que estaba bajo tierra. Al ir desenterrando el cuerpo, se dio cuenta que una de las víctimas pertenecía a su hija. Este jueves se dio a conocer que la prueba de genética, es positiva. La joven encontrada por Nora Lira sí es Fernanda, su hija.


La prueba genética hecha a la víctima, quien fue localizada en un predio conocido como la Bataconcica, en el municipio de Bácum, en Sonora, la realizó el Laboratorio de Inteligencia Científica Forense de la Fiscalía General de Justicia del Estado.


Fue este organismo el que dio a conocer los resultados de las pruebas de comparativas genéticas realizadas, mismas que determinaron que existe un 99.99 por ciento de probabilidad de que los restos óseos encontrados corresponden a la hija de Nora Lira.



Marisela Escobedo y sus tres muertes

"¿Qué harías si un día no regreso a casa?", pregunté a mamá apenas regresaba de cubrir aquella marcha del 8 de marzo en la que se conmemoró el Día Internacional de la Mujer y en la que se exigió justicia por los feminicidios que se cometen a diario en nuestro país. "No descansaría hasta dar con el culpable para que lo castiguen", respondió.


Algo similar hizo Marisela Escobedo cuando supo que la pareja de su hija Rubí Marisol, de tan sólo 16 años, la asesinó en 2008. Marisela investigó, nunca bajó los brazos, luchó y esa batalla le costó la vida. En 2010, esta mujer también fue víctima de feminicidio convirtiéndose en un rostro más de la impunidad que impera en el país.


El gobernador Javier Corral Jurado anunció que se retomará la investigación del caso de Marisela Escobedo a fin de profundizar en las líneas de investigación que algunos familiares han señalado. Declaró que se cumplieron 10 años del homicidio de Marisela Escobedo Ortiz, “una madre que se convirtió en activista social para reclamar justicia en el caso de su hija Rubí, que había sido asesinada dos años antes, en el 2008”.


La lucha de Marisela Escobedo comenzó cuando su hija Rubí Marisol, fue víctima de feminicidio a los 16 años. La joven fue violentamente asesinada en 2008 por quien fuera su pareja, Sergio Rafael Barraza. Marisela, al no recibir apoyo de las autoridades, emprendió una búsqueda férrea para esclarecer su asesinato.


Tras una investigación propia, Marisela localizó al feminicida de su hija en Zacatecas. Dio aviso a las autoridades y aunque Berraza confesó el crimen y mostró el lugar en el que había quemado el cuerpo de Rubí, las autoridades absolvieron al culpable, motivo para que Marisela se convirtiera en férrea luchadora contra la impunidad y los feminicidios en México.


Fue el 16 de diciembre del 2010 cuando Marisela Escobedo vio ahogado su grito de lucha cuando durante una manifestación frente al palacio de gobierno de Chihuahua, le dieron un balazo en la cabeza.


Miriam Rodríguez, la mujer que inspiró 'La Civil'

A Karen la secuestraron en una camioneta; apenas tenía 20 años de edad. Los plagiarios se comunicaron con la familia de esta joven para solicitar su rescate. En dos ocasiones dieron distintas cifras a quienes la habían raptado. Pagar el rescate no fue benéfico porque Karen no volvió con vida a casa.


Era 2014 cuando sucedía esta tragedia por la que Miriam Rodríguez, madre de Karen, no se quedaría de brazos cruzados. De acuerdo a una narración de Azam Ahmed, periodista del New York Times, esta mujer cazó a los involucrados en el secuestro y asesinato de su hija usando disfraces, cambiando de identidad. Todo durante tres años, en San Fernando, Tamaulipas.


Pareciera que el caso de Karen y Miriam es similar. La joven fue secuestrada y asesinada en 2014. Miriam Rodríguez no descansó hasta cazar a los involucrados en el asesinato de Karen.


Durante tres años, y de acuerdo a la narración que hace el periodista en New York Times, Azam Ahmed, "se cortó el pelo, se lo pintó, se hizo pasar por encuestadora, trabajadora de salud y funcionaria electoral para conseguir los nombres y direcciones. Inventó excusas para conocer a sus familias: abuelas y primos que, sin saber, le daban los más mínimos detalles".


Agregó, además, que dichos detalles "los registraba en un cuaderno que guardaba en el maletín negro de su laptop con el que hizo la investigación y los rastreó uno por uno". Luego de familiarizarse con los hábitos de los agresores, los enfrentó físicamente hasta que logró que capturaran a, por lo menos, diez involucrados en el crimen de Karen.

 1

La historia, retomada por New York Times, tomó un giro inesperado cuando se supo que, tras tres años en los que Miriam investigó y capturó a "casi todos los que habían secuestrado a su hija para pedir rescate", murió asesinada a las puertas de su casa.


En 2017, en pleno Día de las Madres, Miriam fue atacada a tiros frente a su casa. En total, la madre de Karen "atrapó a 10 personas en una desesperada búsqueda de justicia que la volvió famosa, pero vulnerable. Nadie desafiaba al crimen organizado y ni hablar de encarcelar a sus integrantes".


Mujeres mexicanas. Mujeres madres. Mujeres que claman justicia por las desapariciones de sus hijos. Mujeres que, en su mayoría, han sido asesinadas. Mujeres. Mujeres. Mujeres.

ETIQUETAS: editors choice
REFERENCIAS:
Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS