“Su único error fue creer en él y amarlo", a Serymar Soto la asesinó su prometido

13 de diciembre de 2017

Vicente Rendón

A Serymar la asesinó su prometido, un hombre que la violentaba cada que tenía oportunidad.

«Cuando ocurre esto no sólo asesinan a la víctima, asesinan a toda la familia», aseguró Sandra a Cultura Colectiva Noticias, la hermana de Serymar Soto, una joven de tan sólo 21 años de edad que fue víctima de feminicidio en el estado de Coahuila, México.

 

Sandra cuenta que Serymar o “Sery”, como le decían sus amigos de cariño, era una joven que amaba reír y estar con su familia, le encantaba bailar, cantar, adoraba subir al escenario desde que tenía 5 años. De hecho “Sery” era gran fan de Selena por lo que siempre que tenía oportunidad cantaba "Como la flor".


Serymar era una joven que amaba cantar y a su familia. (Foto: Especial)

 

Serymar creció y en palabras de su amiga Nallely, «se trataba de una mujer sencilla que le gustaba divertirse y estar con su familia». Su hermana Sandra cuenta que durante su adolescencia, “Sery” se enamoró de su novio de la juventud y meses después de su fiesta de XV años, decidió irse a vivir con él. El tiempo pasó y aunque su familia le decía que aún no era tiempo para dar ese gran paso, nada lograron y Serymar a sus 17 años terminó convirtiéndose en mamá.

 

A pesar de que el pequeño Romeo, como le llamó “Sery” a su hijo, llenó de amor la vida de esta joven coahuilense, sólo tuvieron que pasar dos meses para que Serymar enfrentara uno de sus más grandes retos: separarse de quien amaba. Esa situación fue un trago amargo, pero “Sery” decidió luchar por ella misma y su hijo, por lo que retomó la preparatoria y empezó a estudiar lo que para ella era su pasión: el estilismo y la belleza.



(Video: FridaGuerrera Villalvazo vía YouTube)

 

El tiempo pasó y poco después de un año de la separación, “Sery” conoció a Jorge, un hombre que la conquistó con rosas, serenatas, regalos y cenas. Sandra cuenta que Jorge hacía todo para enamorar a su hermana y aunque parecía ser un hombre serio, nunca dio señales de que fuera alguien agresivo, controlador o un asesino.

 

«Nosotros conocimos todo a raíz del atropellamiento. Él era un novio serio, algo mal encarado, pero siempre la llenaba de mimos, le daba flores, le llevaba serenata, le daba regalos, la llevaba al cine, nosotros sólo conocíamos lo padre de la historia», contó a CCN Sandra.

 

A pesar de que Jorge no era agraciado físicamente, como lo describen los amigos de Serymar, ella empezó a valorar todos los detalles y la lucha, por lo que decidió darle una oportunidad y volver a creer en el amor.


Serymar soñaba con un día tener su propio salón de belleza. (Foto: Especial)

 

Jorge era 3 años mayor que Serymar y tenía una hija producto de una relación pasada. A la pequeña él la cuidaba, la llevaba a la escuela, le daba de comer, la cambiaba y se hacía un espacio para trabajar por las noches tocando la tuba en su “Banda Moda 7”, todo para que a la pequeña no le faltara nada.

 

«Mi familia tenía una idea muy diferente de Jorge, más que nada por esa dedicación y amor que demostraba con su hija. Esas acciones las tradujimos en responsabilidad, creímos que “Sery” había encontrado a un buen hombre», contó a CCN Sandra.

 

Aunque la relación parecía ir de maravilla, sobre todo después de que Serymar y Jorge anunciaran su boda, él empezó a cambiar, comenzó a volverse controlador y agresivo.

 

«A mí me tocó presenciar varios pleitos y tenía que calmarlos. Ella muchas veces traía moretones y vendas, eran golpes de él (…) una vez Jorge le regaló a ella un celular, pero cuando él se enojaba le terminaba quitando el teléfono y hasta el anillo de matrimonio», contó a CCN Nallely, amiga de Serymar.


En esta fotografía se observa una herida, al parecer por cigarro, en el brazo de Serymar. (Foto: Especial)

 

Sandra cuenta que Serymar nunca daba señales de violencia, pero recuerda que tal vez sólo no se dieron cuenta pues confundían su cambio de humor con la presión de la boda, un hecho por el cual ella estaba nerviosa pues otro de sus sueños era casarse de blanco con el hombre que amaba.

 

«Una vez cuando Sery y mi mamá fueron a comprar el vestido de novia, ella le contó a mi mamá que Jorge siempre la andaba amenazando "que si no, no se iban a casar". Como Serymar estaba muy ilusionada con la boda, él la tenía condicionada, de hecho el anillo de compromiso estaba todo chueco porque siempre él se lo quitaba y lo aventaba», contó Sandra a CCN.

 

Fue así como poco a poco las agresiones continuaron hasta que el 28 de enero de 2017 Jorge, el hombre con quien ella se casaría, después de una discusión la asesinó impactándola con su vehículo y arrojándola cerca de 100 metros, ocasionándole una fractura muy severa de cráneo y otras fracturas en todo el cuerpo.


Jorge terminó chocando con un negocio después de atropellar a Serymar. (Foto: Milenio)

 

El día del asesinato, Nallely fue quien presenció todo lo que había pasado. Vio cómo después de una discusión Jorge les aventó el carro y aunque ella pudo evadirlo, Serymar no tuvo la misma suerte. Fue el 3 de febrero del 2017 cuando a Serymar, después de las múltiples lesiones, le decretaron muerte cerebral, su corazón dejó de latir el 4 de febrero.

 

Jorge, con ayuda de sus padres que entorpecieron las primeras investigaciones asegurando que había sido un choque, logró escapar de la justicia, pero en agosto fue detenido por las autoridades mexicanas en Chihuahua. Hoy el caso se encuentra en curso, pero a pesar de que él está detenido, Sandra y su familia temen que las autoridades no hagan justicia a Serymar. 

 

«A mí me da temor, tenemos miedo de que las autoridades decidan soltarlo. El criminal va a soltar el dinero necesario para obtener su libertad, pero no es posible, ni es lógico que el gobierno lo vaya a soltar a pesar de lo que le hizo a mi hermana», comentó a CCN Sandra.  

 

Personas pidiendo que se tipifique el asesinato de "Sery" como feminicidio. (Foto: Milenio)


Por su parte, Nallely asegura temer por su seguridad pues al ser la testigo clave en el feminicidio, ha recibido amenazas de algunos de los familiares de Jorge.

 

«Apenas el día de la audiencia, los padres se portaron muy hostiles con quienes apoyaban a Serymar. A mí me dijeron que sabían dónde vivía y quién era mi familia. Temo por mi seguridad y por la de mi familia», comentó a CCN Nallely.

 

Casos como este muestran que el feminicidio en México se ha vuelto un cáncer que ni la sociedad, ni las autoridades han podido frenar. Sólo Coahuila ocupa el tercer lugar en homicidios cometidos contra mujeres, pues de 2012 (año en el que se tipificó el feminicidio) a 2016, el Inegi ha registrado en esta entidad 412 homicidios de mujeres y sólo 48 feminicidios.

 

Este fenómeno de menos feminicidios responde a una omisión clara de las autoridades del estado. Un ejemplo de ello se dio en marzo cuando el ahora exgobernador de Coahuila, Rubén Moreira, desestimó los asesinatos de mujeres al asegurar que no eran feminicidios, que sólo se trataban de acciones «pasionales» ocasionadas por simples «diferencias de parejas».


Jorge no sólo asesinó a Serymar, también mató a una parte de su familia. (Foto: Especial)

 

Aunque Serymar fue asesinada, Sandra deja una reflexión a todas las mujeres y familias del país, asegurando que hay que alzar la voz y no permitir que sigan ocurriendo estas cosas en México.

 

«Debemos educar a las mujeres de una forma en la que las empoderemos, esto viene desde la casa. Muchas veces las mujeres violentadas guardan el secreto porque sienten vergüenza de que la gente las va a juzgar, yo hubiera querido que alguien me lo dijera, que me dijera que mi hermana estaba siendo lastimada para poder ayudarla y desgraciadamente nadie me lo dijo, ella por ese temor a no volver a fracasar por esa educación que desde niñas nos enseña a que tenemos que tener una familia, que debemos casarnos, y a lo mejor esa necesidad de cumplir como mujer, la orilló a callarse», dijo a CCN Sandra.

 

 Podría interesarte:


“México se convirtió en un cementerio de mujeres”: El Mapa de Feminicidio en Google

“Imprudencia” de las mujeres ha detonado crecimiento de feminicidios: cardenal Juan Sandoval

Francia Ruth, el feminicidio de una mujer disuelta en ácido que sigue impune

ETIQUETAS: México corrupcion Feminicidio
REFERENCIAS: Vanguardia
Vicente Rendón Vicente Rendón Periodista

Periodista y fotógrafo por la UNAM escribiendo en @CulturaColectiv Noticias. Fiel creyente de que habrá un México mejor.

COMENTARIOS