PUBLICIDAD

ESPECIALES

Capítulo I. El día que Topo Chico vio el final de su tenebrosa historia

Uno de los penales más violentos en la historia de México, cerró sus puertas para siempre en el año 2019.

"Nos sentimos mejor aquí. Hacemos más cosas. En Topo Chico no sabíamos ni que teníamos derecho a un abogado. Era muy feo el ambiente, muy hostil. De recordarlo se pone la piel chinita", dice Marina 'N', quien fue una de las más de 300 mujeres que en 2018 fueron trasladadas del Penal de Topo Chico al nuevo Centro de Reinserción Social Femenil, en Escobedo, municipio de Nuevo León.

Con las charlas que tuvimos con algunas internas en este lugar, nos damos cuenta que la tenebrosa historia que cuentan las paredes de Topo Chico es real, tan real como lo fue alguna vez la cárcel de Lecumberri, en la Ciudad de México y sus cruentas guerras.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Un día, hace no mucho, el Penal de Topo Chico cerró sus puertas para siempre. Hoy, con este capítulo abrimos la serie 'Reinserción Colectiva', un trabajo original de Cultura Colectiva News, en el que te hablaremos de ese reto de reinsertar a los presos en Nuevo León, cuando su vida parece no darles ya más oportunidades. El primer paso fue el cierre de Topo Chico.

El motín más sangriento en la historia del México moderno

Eso y más se vivió al interior del Centro Preventivo de Reinserción Social Topo Chico, durante 76 años de historia. Motines, secuestros, enfrentamientos, riñas y también la que se considera como la mayor masacre al interior de un penal mexicano.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Fue el 10 de febrero del 2016 cuando el autogobierno dentro de las instalaciones de Topo Chico, provocó que las cosas se salieran de control y que hubiera un saldo de 49 muertos, cinco de ellos calcinados, tras un enfrentamiento entre internos pertenecientes a dos grupos liderados por Jorge Iván Hernández Cantú "El Credo" y Juan Pedro Saldívar "El Z-27".

La transmisión por televisión a través de los noticieros fue histórica. Las cámaras de vigilancia captaron imágenes que posteriormente dieron la vuelta al mundo. Colchones incendiados, la cocina, la bodega de víveres y otros puntos del penal, estaban siendo consumidos por el fuego... Todo se había salido de control.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El autogobierno, los lujos, el hacinamiento

Todo esto llevaría a Topo Chico a su inminente final. No sólo fue el motín trágico del 2016, también fue la detección de privilegios con celdas de lujo equipadas con pantallas e incluso saunas, objetos y sustancias prohibidas por parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la ausencia de protocolos para la prevención, manejo y control de motines y otros hechos violentos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Al interior de Topo Chico había bares, había prostitución, había tráfico de drogas, se hacían sacrificios humanos otorgados a la Santa Muerte. En Topo Chico había impunidad, hacinamiento... Permanecían encerradas personas que tampoco habían cometido un delito, como Marina 'N', que fue acusada de asesinar al hombre que la violó por muchos años.

Y eran situaciones que no precisamente fueron recientes, pero sí cada vez más frecuentes y sangrientas. Quizá una de las más recordadas sea la de marzo de 1980, cuando un grupo de reos secuestró a secretarios y a quien entonces fungía como encargado del penal, Alfonso Domene Flor Milán. Los reclusos trataban de negociar su libertad, sin embargo, terminaron quitándole la vida.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


El cierre de un lugar desde donde se secuestraba a los de afuera

Saskia Niño de Rivera, directora de Reinserta, fue una de las personas que atestiguó el cierre de Topo Chico, un lugar en donde se respiraba impunidad, en donde se realizaban sacrificios humanos, en donde se cometían más delitos que a las afueras del propio penal, el cual presentaba una sobrepoblación pues se albergaba a cerca de tres mil 800 reos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

"Ha sido un penal completamente olvidado por las autoridades. Cerrar el penal más peligroso es un ejemplo para todo México. Desde Topo Chico se mandaba a extorsionar, se mandaba a secuestrar, los colgados, las cabezas, los cuerpos que encontrábamos durante una época aquí en Nuevo León eran mutilados desde adentro del penal de Topo Chico", revelaba Saskia el día del cierre del penal, el 30 de septiembre del 2019.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Discos duros con información de familiares que serían extorsionados, hackeo de las cámaras del C5 de Nuevo León para saber lo que ocurría en las calles... El cierre de Topo Chico el 30 de septiembre del 2019 fue un parteaguas que, como describió Saskia Niño de Rivera, deberá provocar un cambio para que los habitantes de Nuevo León se sientan más seguros.

"Recorrí el penal vacío. Ya no había un alma. Era cuestión de minutos que se habían llevado al último interno. Caminé las celdas y respiré la desesperanza que se sentía en cada una de ellas. Los gusanos en el piso me recordaron lo inhumano que podemos ser con aquellos marginados", reflexionaba Saskia aquel 30 de septiembre del 2019. Los marginados... esos a los que nadie les da una oportunidad de reintegrarse a la sociedad.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El siguiente capítulo de "Reinserción Colectiva", te contaremos la historia de Jesús, un adolescente que con tan sólo doce años de edad, fue reclutado por el Cártel del Golfo. Un tema en el que México sigue quedando a deber a sus niños, a sus niñas.

Con fotografías cortesía EFE.

Podría interesarte:

'Un sicario en cada hijo te dio', la vida de los niños en la delincuencia organizada

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
Etiquetas:noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD