Crónica de la jornada electoral en ojos de una funcionaria de casilla

Cultura ColectivaMartes, 3 de julio de 2018 9:00

shares
mexico cronica de la jornada electoral funcionaria de casilla

Jaqueline Aranda nos cuenta las vicisitudes de la jornada electoral desde su experiencia como funcionaria de casilla.


Por: Jaqueline Aranda.


Llegó el día tan esperado y tan temido por muchos, el despertador está puesto a las 5:50 a.m. en domingo y antes de que suene ya había despertado, no, no se trataba de una carrera más por reforma, esta vez algo más importante. Recordé mi nombramiento como presidente de casilla, el trabajo previo a la elección, el compromiso adquirido y lo que podría traer ese día, ni hablar a levantarse y empezar.


MI equipo se conformaba de mi amigo de muchos años Pepé, el Pepé, que no veía desde hace como 5 y que la diosa fortuna decidió ponerlo como mi primer secretario, algo así como mi Sancho Panza en esta aventura. Como segundo secretario estaba Rafa y su hermana Zaide, que fungía como la segunda escrutadora, ambos conformaban el dúo maravilla, con la mejor actitud y vibra desde la instalación de la casilla hasta la clausura, también estaba Pablo como primer escrutador, abogado de profesión cordial y amable todo el tiempo y finalmente el más joven del equipo, Sebastián atento siempre a ayudar a los votantes.


Cabe hacer mención que ninguno de nosotros fuimos sorteados precisamente por el INE sino fuimos más bien voluntarios, a decir de nuestra coordinadora Vero, que merece mención aparte, la gente de Polanco no quiso participar, la mayoría que salió sorteado declinó la invitación y se llegó a poner sobre la mesa la posibilidad que no hubiera casillas para Polanco y que sus habitantes tuvieran que votar en colonias colindantes.


Sin embargo, la dedicación y el esfuerzo de las coordinadoras fue implacable, tocaron puertas, volantearon en el parque Lincoln con personas que paseaban perros y parecían vecinos, hasta que nos encontraron, personas que nos interesaba en particular esta jornada electoral, muchos de nosotros familiares, así que estábamos los que teníamos que estar, tan es así que fuimos el segundo lugar de la Ciudad de México en completar nuestra capacitación. 


Y así, llegamos el 1 de julio de 2018 siendo las 7:28 al lugar seleccionado para la aventura, el estacionamiento de un restaurante en el cual nos debíamos instalar junto con otras dos casillas, la básica y la contigua”1” y de repente la hecatombe! Todos corriendo, todos ayudando, armando urnas, mamparas enclenques, llenando actas, sacando material y material del INE que parece nunca acabar, recibiendo a los observadores de los partidos políticos, mucha energía, mucho nervio viendo como poco a poco se formaba la gente para votar.


cronica de la jornada electoral funcionaria de casilla 1



No sé si se debía al hecho de estar tres casillas juntas o el poco tiempo para preparar tanto, pero parecía que jamás abriríamos…. Una señora entró a la casilla y le pregunta a Zaide, ¿a qué hora van a abrir? Llevo media hora formada, se hubieran levantado más temprano”, con gran sonrisa se limitó a contestar “estamos haciendo nuestro mayor esfuerzo”. Finalmente, 8:45 con gran aplauso decreto la apertura de mi casilla.


La afluencia de votantes parecía interminable, se dejaban venir por decenas, muchos sonrientes y agradecidos de nuestra labor señalando que ya habían pasado por esto y sabían lo que nos esperaba, los menos jetones, desesperados por cumplir con el trámite para salir de ahí. Muchos niños acompañando a sus papás felices de recibir la marca indeleble en su dedo pulgar como pequeños ciudadanos cumplidores. También se hicieron presentes los amigos y parientes, llevándonos café, pan dulce, botellas de agua, inclusive mi amiga Flowers llevando pizza gigante a la hora que ya sientes un poco desfallecer.


Rápidamente dieron las 5 p.m. y esa afluencia copiosa de la mañana se convirtió en un cuenta a gotas, que dejaba descansar un poco. De repente llegó un señor arribó con jarras de café de Starbucks, brownies, galletas y leche, cada uno pensó que se trataba de algún amigo del de junto y cuando le preguntamos intrigantes las 3 casillas, de quien se trataba y por qué nos traía eso, sólo dijo, “vine a votar aquí en la mañana y sé que todavía les falta mucho así que quise traerles esto a mis vecinos y agradecerles su labor”, justo ahí en ese instante te das cuenta que sí, sí existe la esperanza para México, no por un nuevo Tlatoani que venga a arreglar todos los problemas de manera mágica, sino con personas así, que deciden desinteresadamente ser empáticos y solidarios con su comunidad, eso sin duda transformaría este país independientemente de quien se siente en la silla presidencial.


6:00 p.m. se declara clausurada la casilla y se inicia la segunda etapa, el conteo de votos y nuevamente empieza el caos, no por el conteo en si o la incansable mirada de los observadores de los partidos esperando que cometas un error, sino por el llenado de decenas de actas, de escrutinio, para el prep, para presidente, para senadores un sinfín de etcéteras, el Pepé rifado llene y llene, concentrado, serio pero decidido a terminar.


En un instante dan las 8 p.m. y empiezan a correr las noticias del ganador a la presidencia, no es sorpresa mencionar que Polanco en un bastión panista y los resultados de esta casilla de 4-1 con Morena lo demuestra, así que el desánimo y tristeza empieza a embargar a la mayoría, “¿cómo es posible, estamos contando los votos y ya hay un ganador?” y pese a ello el trabajo no acaba, el cansancio tampoco pero a seguir.


Cerca de las 11:00 p.m. ya casi vemos la luz al final del túnel, la cantidad de energía generada, de material electoral convertido en basura hace pensar que debe haber otra forma más efectiva y limpia de emitir el sufragio, probablemente basándonos cada vez más en la confianza de las instituciones, ¿será que ya hemos pasado el escenario de fraudes electorales?

11:50 hemos terminado sólo falta llevar los paquetes electorales ya todo está listo, hemos recogido toda la basura generada, regalado parte de la comida que generosamente nos llevaron nuestros familiares y amigos.


Como presidente de casilla no me safo de entregar el paquete federal pero tengo que designar quién entregará el paquete de elecciones locales, todos tratan de evadir la mirada pero a alguien le tiene que tocar, así que divido la tarea con Rafa y Sebastían, el transporte que proporciona el INE para tal efecto, sólo puede llevar a uno, así que ellos deciden mediante un democrático “chin-chan- pú” el ganador del honor, resultado victorioso Sebastian.


Por mi parte, me subo a la combi color verde ruta 42 que se designó para llevarnos a las oficinas del INE en parque Lira, ahí vamos Vero, nuestra incansable coordinadora, el presidente de la casilla contigua “1” y yo, velozmente para llegar temprano. La diosa fortuna nos vuelve a sonreír y somos de los primeros así que la faena de entrega tarda no más de cinco minutos para volver así a nuestro expedito transporte el cual nos deposita a cada uno sanos y salvo en nuestro hogar.


12:30 termina la aventura, ya hay un presidente “virtualmente” electo, al igual que jefe de gobierno, senadores, diputados, alcaldes, ello sin que se haya contabilizado uno solo de los votos emitidos en mi casilla, sólo basados en encuestas de salida, entonces ¿habrá valido la pena tanto esfuerzo?, ¿tanto gasto en material del INE que finalmente todos pagamos? y la principal pregunta ¿volvería a pasar por todo eso o sería una apática más? Sí lo volvería a hacer todo completo (en 6 años tampoco hay prisa) pero este país y sus instituciones los valen.


El pueblo ha hablado ¡viva la democracia!


*Las columnas de opinión de Cultura Colectiva News reflejan sólo el punto de vista del autor.


Podría interesarte:

OPINIÓN: El famoso (e inesperadamente alentador) día después

Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS