OPINIÓN: ¿Qué tan cocido está el arroz?

Samuel PrietoMartes, 12 de junio de 2018 18:08

shares
Elecciones 2018 amlo seria el ganador de las elecciones 2018

A sólo unos días de que se lleven a cabo las elecciones, la ventaja que lleva AMLO parece ya inalcanzable, explica Samuel Prieto en su columna de opinión


“Pues mira, dicen ahí que este arroz ya se coció, yo creo que ya se cocieron los bisteces y se fundió el queso ya”, dijo recientemente con frustración Juan Ignacio Zavala, hermano de Margarita, la excandidata independiente, al periodista Ciro Gómez Leyva en una mesa de análisis sobre las encuestas electorales.


Gómez Leyva: ¿Tú eres de los que piensan que ya se coció?

Zavala: Ya.

Gómez Leyva: ¿Que ya ganó López Obrador? 

Zavala: Sí, esto ya valió madre, pues.


Está a partir del minuto 6:00. En esa mesa hubo también quienes afirmaron que esto no se acaba hasta que se acaba y otros que reforzaron con entusiasmo la idea del triunfo lopezobradorista.


 (Video: Grupo Fórmula vía YouTube)


Unos cifran alguna esperanza en el amplio universo de personas que rechazan responder las encuestas, el voto oculto que ha probado internacionalmente ser capaz de revertir tendencias y hasta el llamado voto útil que consiste en sufragar por el segundo para evitar que llegue el puntero.


Otros no tenemos claro si los más o únicamente los más ruidosos sostienen que la ventaja en las encuestas es abrumadoramente amplia e irreversible. ¿Tú qué crees?


El tercer debate marca el inicio de la recta final. Desde los días previos, estrategas, oponentes y simpatizantes sacaron sus mejores armas y ases bajo la manga. Para el animador Iván Biurcos, por ejemplo, López Obrador es una especie de superpejeyín. Una pieza más para el catálogo del "Netflix" electoral. Hasta se da espacio para comentar jocosamente en la descripción de su propio video: “No vuelvo a hacer una animación ebrio XD”.


 (Video: S. IVAN BIURCOS C. vía YouTube)


Lamentablemente, no todo en esta contienda es creatividad y humor. La mayor parte, de hecho, es guerra sucia y golpes bajos.


El puntero también está recibiendo ataques. Uno de los más visibles son las robollamadas de las que ya hay varias denuncias en la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales. Lo primero que salta a quien recibe una es “¿Cómo consiguieron mi número telefónico?”, “¿Quién se los dio?”, “¿Quién más lo tiene que yo no sepa?”. 


Medio digerido el sentimiento de inseguridad y violación a la privacidad, se escucha una grabación con una encuesta de opciones: “Hola. Le haremos una breve encuesta. Si la elección fuera hoy ¿por quién votaría para presidente de México? Ricardo Anaya, presione uno; Andrés Manuel López Obrador, presione dos; José Antonio Meade, presione tres”.


Hasta ahí todo va más o menos bien pero entonces comienzan las preguntas sesgadas: “¿Sabía usted de la propuesta de López Obrador de perdonar a delincuentes y criminales si gana la presidencia?”, “¿Crees que puedes estar tranquilo por tus hijos en el supuesto de que sea presidente?”. Y así.


 (Video: AJ+ Español vía YouTube)


El tercer lugar, Meade, está enfrascado atacando al primero y ahora también al segundo, llamándolo “vulgar ladrón”. Anaya, enganchado y revirando diciéndole “mosquita muerta”. Chisme de lavadero que no beneficia a uno ni a otro, pero sí al puntero.


Al segundo lugar sí le está lloviendo por varios frentes. Hasta su copartidario, el senador Ernesto Cordero, ya lo denunció penalmente en la PGR.


En un canal de YouTube llamado Caso Anaya, que tiene únicamente un video, la descripción dice: “Ricardo Anaya no sólo lavó dinero para enriquecerse, sino también para financiar su campaña. Aquí presentamos extractos en audio y video de tres reuniones entre una empresaria argentina y Juan Barreiro, hermano del empresario queretano Manuel Barreiro, socio de Anaya, para cerrar un negocio inmobiliario”.


 (Video: Caso Anaya vía YouTube)


Revelador, evidentemente, pero dudoso en cuanto a su veracidad. Objetivamente, como prueba ante un juicio, se caería de inmediato. 


Anaya aprovechó de inmediato para voltear la tortilla. Además de afirmar que el video es falso, estableció su posición: “Me atacan porque denuncié que Enrique Peña Nieto y López Obrador ya pactaron. Peña Nieto le ayuda a López Obrador atacándome a mí, que soy el único que le puede ganar, y a cambio López Obrador ya se comprometió a perdonarle todo, ya inclusive lo dijo públicamente”.


(Video: RICARDO ANAYA vía YouTube)


Señalamiento que tampoco tiene un sustento comprobable, pero que también está en la percepción de otros políticos, opinadores y líderes de opinión.


Pareciera que en esta recta final de la campaña, después de su estrategia de establecer la agenda con provocaciones como la amenaza de cancelar el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, echar abajo las reformas educativa y energética o la idea de la amnistía a delincuentes para ocasionar que la polémica obligara a los demás candidatos a hacerle la campaña, ahora está en una etapa de limar asperezas con quienes salieron raspados con sus peroratas.


Tras la confrontación con la cúpula empresarial, ya se reunió con sus líderes para fumar la pipa de la paz. La lectura de muchos analistas es que Televisa lo trató demasiado bien en su programa Tercer Grado y que en el foro Recupera tu Futuro de Kybernus, su cortesía hacia Ricardo Salinas, concesionario de los canales de TV Azteca, es muestra de que está abriendo los espacios de conciliación para llegar al poder con gobernabilidad.


Claro, el proceso ha ocasionado una polarización que preocupa. Luego del #PeriodismoSicario del periodista Ricardo Alemán sugiriendo en Twitter un homicidio político, el locutor Antonio Esquinca dijo al aire en la radio, ebrio, que de ganar López Obrador se iría del país y hasta se refirió a él con insultos.


(Video: Samuel Prieto vía YouTube)


Vaya nivel. ¿Tú qué piensas? Cuéntame tu punto de vista en @Samuel_Prieto


Samuel Prieto

Periodista y productor audiovisual

www.samuelprieto.com 


*Las columnas de opinión de Cultura Colectiva News reflejan sólo el punto de vista del autor.

Samuel Prieto Samuel Prieto

COMENTARIOS