OPINIÓN: ¿Venezuela del norte? Claro que no

Samuel PrietoMartes, 3 de julio de 2018 11:53

shares
mexico amlo convertira a mexico en venezuela

¿AMLO convertirá a México en Venezuela? No, hay más miedo de que sea un sexenio como el de Fox, nos dice Samuel Prieto.


"¿Otro Hugo Chávez? Es mejor temer que López Obrador sea otro Fox, Peña Nieto o Calderón", afirma Katherine Corcoran de The Washington Post, en su artículo "Temer la complacencia de AMLO, no su retórica revolucionaria".  


"La verdadera preocupación debería ser que López Obrador, incluso con su decisiva victoria de más del 50 por ciento de los votantes y una mayoría en al menos la cámara baja del Congreso, no podrá hacer mucho para lograr los cambios fundamentales en el país. Necesita convertirse en una democracia próspera que será otra decepción política para los votantes que ahora han probado todas las opciones: el partido conservador, el regreso del viejo partido autocrático y ahora un populista de izquierda con la esperanza de cambiar las cosas", afirma la periodista exdirectora de la oficina de México y Centroamérica para la agencia Associated Press. 


amlo convertira a mexico en venezuela 1

Muchos esperan que AMLO no se convierta en un Vicente Fox de la política. (Foto: Reuters)


Esa es una visión representativa de cómo ve la prensa estadounidense la victoria electoral de Andrés Manuel López Obrador en México. Si algo no le preocupa al vecino del norte, es tener una Venezuela en su frontera sur. 


Los mercados también avalan esa idea. La Bolsa Mexicana de Valores cerró el lunes posterior a las elecciones con una baja de 2.12 por ciento, más en línea con una corrección después de las ganancias que reportó durante junio y con factores internacionales, que con el triunfo del morenista. Lo mismo sucedió con el tipo de cambio que terminó esa jornada en 20.05 pesos. 


El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, expresó sus parabienes para el candidato elegido.

Pero también el presidente de Estados Unidos.

De hecho, en el primer día tras la victoria, AMLO y Trump sostuvieron su primera conversación telefónica.

¿Qué proyectos que reduzcan la migración pueden llamar la atención del mandatario estadounidense? Uno muy estratégico es el llamado Corredor Transístmico planteado en el Proyecto de Nación 2018-2024 del candidato mexicano ganador. 


La distancia en línea recta entre el puerto de Salina Cruz, Oaxaca, en el Golfo de Tehuantepec, y el de Coatzacoalcos, en Veracruz, es de apenas 231 kilómetros. Es la franja terrestre más estrecha del país, considerada como punto clave para el desarrollo del comercio intercontinental porque es la ruta más directa para el paso de mercancías entre Asia y Europa.


Más aun, las exportaciones y exportaciones del lado este de Estados Unidos no tendrían que bajar hasta el Canal de Panamá para tomar ruta a tierras asiáticas, lo que actualmente multiplica exponencialmente los costos y los tiempos.


La estrategia es modernizar el Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec para transformarlo en un medio de transporte de mercancías eficiente, rápido y competitivo con vías dobles para ida y vuelta, además de una súper autopista. 


El segundo debate presidencial permitió conocer aspectos importantes del diagnóstico. Enfrascado en una discusión sobre el tema, Ricardo Anaya le dijo a AMLO que “la vía férrea ya existe, justamente el tren que está ahí es de carga, circula cada tres días, está subutilizado”.


 (Video: Decisión 2018 vía YouTube)


Entre el intercambio de señalamientos de “si quieres ser presidente te tienes que actualizar” y “eres un demagogo canallita”, el punto expuesto por el ahora próximo mandatario es detonar el crecimiento del sureste mexicano convirtiendo el Corredor Transístmico en un polo de desarrollo industrial, comercial y de servicios.


La creación de todos los empleos que eso implica, significa salir de la pobreza para muchas familias, oportunidades de desarrollo para miles de jóvenes que hoy no las tienen, y disminuir considerablemente la violencia del crimen organizado que recluta a muchos de sus sicarios y operadores entre quienes no tienen más alternativas.


Pero más allá de todo eso, el que unas vías confinadas y una súper autopista crucen el Istmo del Golfo al Pacífico, convierte a esa obra en un muro fronterizo natural para detener la migración proveniente de los países centroamericanos. 


Toda esa idea sintoniza con la posición que López Obrador adoptó ya públicamente sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte: “Vamos a acompañar al gobierno actual en esta negociación, vamos a ser muy respetuosos, y vamos a apoyar para que pueda firmar el acuerdo y se logre una buena negociación en beneficio de México”. 


¿Entonces qué? ¿Otro Hugo Chávez? ¿Para qué pelearse con "el imperio"? El punto de fondo es construir desarrollo. 




*Las columnas de opinión de Cultura Colectiva News reflejan sólo el punto de vista del autor.

Samuel Prieto Samuel Prieto

COMENTARIOS