PUBLICIDAD

DISEÑO

Tatuajes que sólo personas sarcásticas e irónicas se harían



El sutil arte del sarcasmo no está al alcance de cualquiera. Requiere de seguridad en sí mismo, un cierto grado de inteligencia (además del reconocimiento del entorno sobre la misma) y un humor que va más allá del simple chiste de pastelazo y caída. Pocas formas más elegantes de expresión dicen tanto de alguien como un chiste sarcástico bien dirigido. Todo puede ser objeto de sarcasmo, siempre que exista una comparación lo suficientemente original como para volver al otro extremo y expresar con las palabras opuestas lo que realmente quieres decir.



El sentido del humor también es un indicador del nivel de confianza de una persona, del grado de percepción sobre el contexto a su alrededor y los juicios de valor sobre lo que considera como bueno o malo, deseable o poco aceptado en la sociedad. Está demostrado científicamente que las personas a las que no les agrada el sarcasmo, lo evitan e incluso lo encuentran indeseable, tienen una concepción más lineal de la realidad y piensan a un nivel inferior que aquellos que practican y gustan del humor sarcástico. 

 



Los chistes ácidos no son bien recibidos por la mayoría de las personas. Para algunos, la ironía es una muestra de falta de respeto o de seriedad, mientras quienes lo practican demuestran un conocimiento de las situaciones que los enmarcan, sugiriendo descontento, además de una seguridad suficiente como para burlarse de sí mismos, de algo que posiblemente está afectando a su entorno y aún así, encontrar el sentido crítico y la gracia sobre esos acontecimientos.

El trabajo de Kim Michey contiene todos los elementos del sarcasmo y la ironía, un humor que no es apto para todos y que al mismo tiempo propone un ejercicio mental que critica a la sociedad, a la cultura pop y a lo absurdo de los tiempos actuales, manifestando la inconformidad de quien lo porta. Nada se salva de los diseños de Michey, desde una cara humana desfragmentándose en bloques de construcción hasta íconos de la cultura popular como Mickey Mouse distorsionado o una Venus clásica con una planta en la cabeza, todo es una expresión de las ironías de la actualidad.

  





El estilo provocativo e irreverente de la surcoreana no se queda en una simple manifestación gráfica, para comprender sus diseños hace falta estar enterado del funcionamiento de la sociedad y los protagonistas del mundo occidental. La agresiva propuesta contrasta con el estilo sutil, colorido e infantil de sus trazos, que generan mayor sorpresa a través de formas descuidadas y siluetas muy marcadas. 

Si se requiere de un conjunto de habilidades para transformar un chiste común en humor sarcástico, para portar un tatuaje no sólo hace falta entender un enunciado en el sentido opuesto al que se refiere, también la inteligencia suficiente como para portar una seña inequívoca de que se trata de un diseño diferente, que raya en la ironía y es transgresor, a veces visto como de mal gusto o sin sentido, pero en realidad significa una concepción única en el mundo que pocas personas tienen el placer de practicar, compartir y comprender.










Si has buscado el diseño por meses, visitado estudios de tatuajes, ahorrado lo suficiente y sólo te falta decidirte por quién será el artista que plasme en el lienzo de tu piel lo que deseas de forma indeleble, piénsalo dos veces y responde antes a estas señales que indican que no estás lista para tatuarte. Hace una década, cuando los tatuajes de acuarela comenzaron a tener un auge, se creía que sus coloridos diseños y la forma de combinar los trazos con la piel era una expresión únicamente femenina; sin embargo, en la actualidad el aqua tattoo es una tendencia también para ellos. Estos son 20 tatuajes de acuarela que todos los hombres querrán tener.

Si te gustan los tatuajes surrealistas también puede interesarte:

13 Diseños de tatuajes que vas a querer

Los mejores tatuajes de calaveras

20 Ideas de tatuajes para mujeres





Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD