La llegada de la ultraderecha en Alemania al poder aumentó los índices de racismo y xenofobia

Fernando CastilloJueves, 4 de enero de 2018 12:18

shares
Derechos Humanos ultraderecha alemana revive pasado nazi

A pesar de la prohibición de elementos que recuerden el pasado ultranacionalista de Alemania, la xenofobia y el racismo ha alcanzado números históricos desde el fin del régimen nazi.

El oscuro pasado ultranacionalista de Alemania quedó ya vetado para siempre de la vida diaria del pueblo teutón, al menos así lo dicta la constitución nacional moderna. Brazos en alto, esvásticas y elogios a Adolf Hitler son ilegales en todo el país según el artículo 86 del Código Penal alemán.


Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos de la transición política en Alemania de la postguerra en impulsar en su totalidad la desnazificación del país, políticamente hay un auge inesperado de la ultraderecha alemana a través del partido conservador Alternativa para Alemania (AfD), sin mencionar el reciente escándalo del ejército alemán que sigue portando vestigios nazis.


ultraderecha alemana revive pasado nazi 1

La islamofobia es cada vez mayor, principalmente en el oriente del país. (Foto: Welt) 



¿Regreso de la Xenofobia en Alemania?


A 27 años de la reunificación alemana, un informe de gobierno publicado en 2016, detalló que desde 2015 el incremento de la violencia contra refugiados, principalmente musulmanes, ha ido en aumento y ya sumó más de mil 400 actos violentos protagonizados por militantes de partidos de ultraderecha.


La política incluyente a refugiados del gobierno de Angela Merkel, no fue vista con buenos ojos en toda la sociedad alemana. De hecho, la apertura masiva de las fronteras alemanas para acoger refugiados, principalmente sirios e iraquíes, causó molestia incluso a los simpatizantes de la Unión Demócrata Cristiana, partido de la canciller, que generó una inestabilidad política en el gobierno de Merkel.


ultraderecha alemana revive pasado nazi 2

El auge ultranacionalista se apodera cada vez más de la sociedad teutona. (Foto: Europa Press) 


La opinión pública acusa al gobierno y a su política incluyente por el aumento del desempleo —20 por ciento de 2014 a la fecha—, según el Ministerio de Empleo. El cáncer de la xenofobia en Alemania no ha desaparecido por completo, siendo los inmigrantes de Oriente Medio los más afectados. A decir de Iris Gleicke, comisionada gubernamental de los estados federados:


El extremismo de derecha en cualquiera de sus formas constituye una amenaza para nuestro país, no debemos olvidar nuestro pasado y más el gobierno que debe garantizar la paz social.



La AfD y sus tuits racistas


Una vez ocupados los escaños en el Parlamento alemán, la ultraderecha ha demostrado (al igual que Trump) que las redes sociales son una excelente herramienta para provocar el "despertar social" a su conveniencia. La dirigente del partido, Beatrix Von Storch incentivó la polémica después de tuitear comentarios islamófobos recién comenzado este 2018 y llamar “medio negro”, al hijo del extenista Boris Becker. Además, arremetió contra la comunidad musulmana calificándolas como "hordas de bárbaros".


«En los grupos de hordas de hombres extranjeros no hay bárbaros.

Especialmente no si hay musulmanes.

Yo creo que es genial si se sienten cómodos con nosotros y se divierten».


«Imágenes sospechosas de grupos que llegan como hordas de hombres inmigrantes,

generalmente como "multitud sexual". Sólo porque estas hordas son

"provocativas y agresivas" la restricción 1.330 ya fue ordenada para su detención».


Tras levantar el debate sobre la xenofobia y el racismo, el jefe de AfD, Alexander Gauland, se pronunció al respecto argumentando que “ese no es el estilo” para expresarse del partido, por lo que el tuit de Von Storch sobre el hijo del extenista fue borrado ayer.


Lo verdaderamente contradictorio es que la misma Von Storch fue una de las impulsoras legislativas de la nueva ley que obliga a Facebook y Twitter a eliminar en un plazo de 24 horas mensajes de odio o pagar multas de hasta 50 millones de euros.


Como respueta, el jefe de Facebook a nivel Europa, Martin Ott, dijo que la empresa no cree que la ley sea constructiva ya que el sector privado no debería dictaminar qué contenido es apropiado o no, ya que atenta contra la libertad de expresión, hecho que el Estado debe gestionar.


La comisionada Gleicke admitió estar preocupada por el respaldo y el silencio de la sociedad alemana en general por el auge de la ultraderecha en la política, el aumento de la xenofobia y la violencia contra las minorías migrantes.


Podría interesarte:


Líder de la ultraderecha alemana: elogia al ejército nazi y repudia el Islam

Los movimientos ultranacionalistas que están retomando el poder alrededor del mundo


Fernando Castillo Fernando Castillo articulista internacional

COMENTARIOS