"Mosul Eye": soportó ver decapitaciones y masacres para informar al mundo sobre las acciones de ISIS

Fernando CastilloJueves, 7 de diciembre de 2017 15:55

shares
Derechos Humanos

A pesar de que corría el riesgo de ser descubierto y ejecutado, nunca dejó de documentar las atrocidades del Estado Islámico en Mosul.

Omar Mohammed, historiador y bloguero iraquí, tuvo la convicción y valentía de infiltrarse en la cotidianidad que ISIS impuso durante la ocupación de Mosul para que el mundo supiera cómo era vivir entre ellos, cómo actuaban los yihadistas en la azotada y devastada ciudad iraquí.

 

Siempre actuó como uno de ellos: se dejó crecer el pelo y la barba, usaba pantalones estilo militar para acoplarse al arduo ambiente de la ciudad, tuvo que presenciar ejecuciones y decapitaciones mientras escuchaba los delitos, que según el Estado Islámico (EI), los “infieles” habían cometido.


Omar dedicó el blog a la memoria de su hermano muerto en las filas de ISIS. (Foto: AP)


Durante tres años, Omar llevó una doble vida, sometiéndose día y noche a las reglas de ISIS. No era hasta la madrugada cuando en su habitación se convertía en "Mosul Eye" y escribía bitácoras, los relatos de lo que sucedía en Mosul, sabiendo que si lo pillaban, sería ejecutado sin piedad.

 

Hoy es famoso por dar a conocer al mundo cómo es vivir desde el interior del EI y trabaja para ayudar a reconstruir su ciudad, Mosul.


«Después de la caída de ISIS en Irak, decidí dejar de ser anónimo porque derroté a los yihadistas durante tres años, mi hermano murió en batalla combatiendo a los extremistas y en honor a él hice este blog», dijo a la AP, donde dio a conocer su historia.



Omar cuenta que desde que ISIS llegó a Mosul, todos los días escribía en Internet sobre las acciones que hacían los pelotones radicales, hasta que fue advertido por un amigo que corría el riesgo que lo mataran. «A partir de ese momento no confié en nadie y decidí documentar todo», explicó.

 

Cuando llegó ISIS, Omar era un profesor de historia recién titulado. Trabajaba en una universidad hasta que lo perdió todo por tener ideas poco tradicionales y más liberales. Pero poco después encontró su vocación en la escritura. "Mosul Eye" fue la primera fuente de primera mano que documentaba noticias al exterior sobre los soldados del yihad, sus asesinatos imparciales y cómo sus acciones transformaron a Mosul en un infierno.


Ejecuciones y decapitaciones era pan de todos los días en Mosul. (Foto: Mosul Eye)


«Mi adaptación fue adecuada, tuve que fingir entusiasmo en las plegarias de los viernes, iba a los hospitales a recopilar información, platicaba con los comerciantes en los mercados y atendía todas las convocatorias públicas del EI en la ciudad para fingir apoyo a su causa», explicó.

 

Información valiosa


Su material tenía información tan valiosa que cualquier agencia de inteligencia occidental hubiera pagado por ella. Y Omar la conseguía fácilmente a través de dos amigos suyos: un médico y un muchacho que estudiaba la preparatoria y que se había sumado a las filas de ISIS.



Dicha información contenía fotos, videos y hasta nombres de soldados y comandantes, así como un itinerario de las milicias alrededor de Mosul, que explicaban los planes y maniobras militares que planeaban para avanzar más y hacerse con el oeste de Irak.

 

Omar adoptó dos personalidades distintas para filtrarse en las entrañas de la organización, para lo cual usó las redes sociales más importantes y con mayor alcance para develar los hechos.


«Agencias de inteligencia se pusieron en contacto conmigo, pero las rechacé porque no soy ni un espía ni un periodista. Les dije que si querían la información, podían visitar mis perfiles en Facebook y Twitter».




Admitió que hubo un momento en que ya no le importaba morir después de ver tanta barbarie y horrores perpetrados por ISIS.


«Mentalmente estaba agotado de preocuparme tanto por mi familia, mis hermanos y por mí. Estaba acabado en ese momento», dijo al referirse a la fecha de marzo de 2015.

 

Meses después decidió marcharse de Mosul con el único fin de transferir la información de manera masiva. Un contrabandista aceptó sacarlo de la ciudad hasta Turquía por mil dólares. Por dos días y más de 500 kilómetros llegó a la frontera entre Siria y Turquía.



«Una niña en la escuela está en el lugar donde la guerra comenzó»

 

En febrero de 2016, Omar comenzó a recibir tanta información que no le dio tiempo de documentar todo ya que comenzaba el declive de ISIS y el contraataque del ejército iraquí.


«Todo terminó con la liberación de mi ciudad hace a penas unos cuantos meses, y pudimos demostrar que es posible revertir las situaciones más difíciles para resucitar». 


Podría interesarte:


Mosul, la ciudad donde ISIS obligaba a los niños a vivir como ratas

Fernando Castillo Fernando Castillo articulista internacional

COMENTARIOS