Los Zetas hicieron del penal de Piedras Negras su principal fuente de ingresos

Lau AlmarazMartes, 21 de noviembre de 2017 17:57

shares
Derechos Humanos

"El Yugo Zeta" es una investigación realizada por mexicanos sobre las actividades ilícitas de Los Zetas al interior del penal.

Lo volvieron un lugar en donde la ley no tenía cabida. Nadie quería darse cuenta que, por ejemplo, en el taller de costura se realizaban uniformes militares falsos o que en el de hojalatería y pintura, usado para arreglar autos, adaptaban compartimientos secretos en los vehículos para esconder droga y así transportarla para venderla y distribuirla en Estados Unidos.


El penal de Piedras Negras, en Coahuila, se convirtió en la principal sede de los Zetas. Ahí se daban el lujo de reclutar nuevos simpatizantes, de incinerar a sus víctimas, de realizar fiestas, e incluso, sirvió como casa de seguridad para secuestrados.


“El Yugo Zeta” es el nombre de la investigación realizada por Sergio Aguayo y Jacobo Dayán, investigadores del Colegio de México y la Universidad Iberoamericana. Ahí revelaron que Omar Alejandro Treviño Morales, alias el “Z-42”, utilizaba el penal para todo lo que él quisiera, actividades que autoridades estatales y federales conocían por completo.


Omar Alejandro Treviño Morales, el "Z-42". (Foto: BBC Mundo)


Los Zetas contaban con un “jefe de cárcel”. Era a él a quien encargaban de “manejar la plaza adentro del penal para que todo estuviera tranquilo y que funcionara bien la venta de drogas entre los internos”, dice uno de los criminales entrevistados en esta investigación.


Tanto Dayán como Aguayo se basaron en un expediente facilitado por la Fiscalía General del Estado de Coahuila, mismo que contiene declaraciones de 11 miembros de Los Zetas, 49 internos, 21 custodios y 18 empleados del penal de Piedras Negras.


El “jefe de cárcel” tuvo ese cargo de 2009 a 2012 y sus declaraciones también dan forma a esta investigación sobre las actividades ilícitas dentro del Centro de Readaptación Social (Cereso). El penal, dijo Dayán en conferencia de prensa, «obtuvo calificación 0 en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria».


Áreas del penal de Piedras Negras en donde operaban Los Zetas. (Foto: Vanguardia).


El informe relata que, si bien los jefes de cárcel no querían perjudicar a aquellos reos que no estuvieran relacionados a Los Zetas, terminaron haciendo lo que se les ordenaba. Por ejemplo, cobraban renta de celdas luego de incrementar los ingresos en el interior del penal. Erogaban millón y medio de pesos mensuales. De ese dinero, se utilizaban 125 mil pesos mensuales para pagar al personal directivo para los múltiples trabajos forzados.


«Debían dar una cuota semanal de 25 pesos; luego aumentó a 50» indican en “El Yugo Zeta”. «A los que se veía que tenían dinero les comenzaron a cobrar mil pesos quincenales». El penal de Piedras Negras sirvió también para resguardar, en diversas ocasiones, a Omar Treviño, el Z-42. El jefe de cárcel también era responsable de incinerar cuerpos de personas asesinadas, incluidos niños y personas de la tercera edad. La parte en la que se relata el reclutamiento podría parecer increíble.


Vista aérea del penal de Piedras Negras, en Coahuila. (Foto: Vanguardia).


Dicen que la fuga ocurrida en 2012 fue planeada, pues supuestamente los 129 que escaparon fueron solicitados por el jefe de cárcel que en aquel entonces estaba recluido en Saltillo. Además, las autoridades estaban enteradas de ello.


«En los tres niveles de gobierno supieron que la cárcel estaba controlada por el crimen organizado. Al ignorarlo permitieron que, según el expediente revisado, en la prisión de Piedras Negras se cometieran al menos 27 delitos distintos tipificados en el Código Penal del Estado de Coahuila y diez en códigos federales», sentencian en “El Yugo Zeta”.


En el informe también se asegura que las autoridades penitenciarias pedían a quienes tenían identificados a los líderes de Los Zetas dentro del penal que no se les molestara con nada. «Nos dijeron a mí y a mis compañeros que no nos metiéramos en problemas, que a esos señores no se les molestaba. En pocas palabras, que los criminales tenían el control del CERESO», informó uno de los reos entrevistados para esta investigación.


Podría interesarte:


Los Zetas, los verdaderos gobernantes de Coahuila

El cártel de Los Zetas recluta niños en Coahuila para transportar cocaína a Estados Unidos

ETIQUETAS: México narcotráfico
REFERENCIAS: Sin Embargo Vanguardia
Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS