Enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias, lo que hay detrás de "La Ciudad de los Niños"

Lau AlmarazDomingo, 17 de diciembre de 2017 16:20

shares
Derechos Humanos

El albergue era utilizado por su fundador, el sacerdote Pedro Gutiérrez Farías, para enriquecerse ilegalmente.

Martín, uno de los cuidadores, los golpeaba hasta cansarse. Los encerraban durante días en un cuarto de apenas un metro de alto. Podía pasar una semana y nadie les daba de comer. “La Ciudad de los Niños”, el albergue para niños ubicado en Salamanca, Guanajuato, era de todo, menos un hogar para los menores.

 

En marzo del 2016 se hicieron públicas las atroces historias de abusos y violaciones protagonizadas por el director del albergue, el sacerdote Pedro Gutiérrez Farias, quien hoy de nueva cuenta está en el ojo del huracán, pues se dio a conocer que ocultó tráfico de influencias así como de riqueza.

 

 Los recursos donados para "La Ciudad de los Niños" no eran usados para mantener los albergues. (Foto: Periódico Correo)


Fueron 40 los años durante los cuales Pedro Gutiérrez Farias “rescató” niños y jóvenes para que dejaran de vivir en las calles y lo hicieran en la “Ciudad de los Niños”, un refugio que hizo que el sacerdote no solamente cometiera abusos sino también que se enriqueciera de manera ilícita.

 

El albergue prácticamente era un negocio para su fundador, quien según información manejada por el portal noticioso Sin Embargo, creó ocho asociaciones. De esas, tres le dieron a ganar 45 millones 267 mil 91 pesos, dos vehículos y cuatro terrenos, esto tan sólo en trece años.

 

Ahora, se reveló que de acuerdo a lo reportado por el Gobierno estatal y los municipales de Guanajuato, se destinaron 13 millones 617 mil 536 pesos a dos asociaciones civiles, por parte de Gutiérrez Farias, pero, ¿en dónde está el resto del dinero? Pese a que el gobernador Miguel Márquez indicó que todos los recursos fueron fiscalizados parece que esto no es del todo cierto.


 Gutiérrez Farías también prostituía a los menores de "La Ciudad de los Niños". (Foto: Vanguardia)


Una de las razones por las que se sospechó del enriquecimiento ilícito de Gutiérrez, fue porque en 2008 se instalaría una planta empacadora de cacahuate, la cual daría empleo a muchos jóvenes y crearía cierta dependencia de las donaciones. Tanto el gobierno estatal, como el municipio de Salamanca, apoyaron con 3.9 millones de pesos, en total.

 

La planta nunca se construyó, sin embargo, Miguel Márquez avaló que el sacerdote no comprobara el uso del recurso y pidió, además, que se cerrara el caso sin dar explicaciones del destino de este dinero.

 

Gutiérrez Farias ocultó incluso que es poseedor de ocho propiedades, siete de ellas en Salamanca y una en Irapuato. Nadia Sierra, asesora en temas de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, indicó que se debe investigar si hay servidores públicos que por omisión no le dieron seguimiento a las denuncias y a quienes también hicieron omisión en el reporte de gastos de recursos destinados para estos albergues liderados por Pedro Gutiérrez Farías.


Podría interesarte:

La otra "Ciudad de los Niños", albergue donde los políticos compran bebés

El albergue católico mexicano que escondía abusos sexuales y maltratos

ETIQUETAS: Violación violencia
REFERENCIAS: Sin Embargo
Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS