Así funciona la venta ilegal de medicamentos sin recetas en los tianguis capitalinos

Gustavo PinedaSábado, 4 de noviembre de 2017 20:55

shares
Derechos Humanos

Desde 50 pesos sin receta ni prejuicios, esto cuesta comprar medicamentos para la disfunción eréctil en los tianguis, mientras que las farmacéuticas pierden millones en este robo hormiga.

Armas, drogas, medicamentos sin recetas y piratería, pregunta entre los comerciantes de los tianguis para conocer las indicaciones adecuadas para encontrar lo que buscabas a precios baratos y de entrega inmediata.


Así funcionan las cosas entre los gritos de ofertas en los mercados sobre ruedas de la Ciudad de México. Esta escena de repite en varios comercios informales, porque mientras exista la demanda las ofertas continuarán dentro del mercado negro mexicano.


Los comerciantes venden sin receta en mesas improvisadas junto a lonas color rosa. (Foto: Delegación Iztapalapa)


De acuerdo con una publicación del diario El País, la venta de medicamentos ilegales se convirtió en un millonario negocio entre los proveedores y criminales. La nota firmada por la periodista Karina Suárez relata cómo funcionan las farmacias ambulantes en la delegación Iztapalapa, en la capital.


«Me duele la panza. ¿Qué me recomiendas?», preguntó una mujer a un comerciante que, sin presentar títulos ni estudios, recomienda una amplia variedad de los mejores analgésicos, antibióticos e inyectables para todos los malestares de sus pacientes.


«Si es gastritis, puedo darle pantoprazol; tengo de patente y de genérico». En ese momento, la mujer asiente con la cabeza y paga 20 pesos. Esta escena se repite, pero en esta ocasión un caballero busca sildenafil, la sustancia activa del Viagra, un fármaco que trata la disfunción eréctil y la hipertensión arterial pulmonar. La petición es discreta, al menos cinco pastillas de 50 miligramos cuesta 50 pesos, mientras que en las farmacias este producto genérico llega a los 130 pesos.


La venta ilegal le cuesta a la industria farmacéutica 627 millones de pesos. (Foto: El Sur de Guerrero)


Esta barata transacción le cuesta a la industria farmacéutica unos 627 millones de dólares. Rafael Gual, director de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), señaló que los medicamentos que se compran en los mercados sobre ruedas son robados.


Juvenal Becerra Orozco, presidente de la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias, (Unefarm) explicó a Noticieros Televisa que los criminales entran en las noches a las farmacias, rompen vidrios y violan cerraduras para robar en segundos cientos de medicamentos para llevarlos a vender a comerciantes en los tianguis de la capital.


«En la madrugada, cuando la farmacia está sola violan las puertas o cortinas, la abren y te desocupan por completo la farmacia. El otro modo es que esperan a que abran las cortinas de la farmacia, llegan, amagan a los dependientes, los meten al baño, los amarran, se ponen las batas y dispensan el medicamento».


En las farmacia formales no venden medicamentos fuertes sin receta, mientras que en los Tianguis las ofertas llueven. (Foto: Twitter)


En lo que va del año, en la zona oriente del Estados de México y la Ciudad de México, Michoacán y Guerrero, más de 50 farmacias fueron víctimas de robo, sin embargo, las aseguradoras buscan estrategias para no brindar servicios financieros o de recuperación a las farmacias por el alto índice de crímenes.


Por su parte, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) alertó en más de una ocasión sobre los riesgos de comprar medicamentos ilegales en los comercios informales. De hecho, del 2010 a la fecha, se incautaron más de dos mil 500 toneladas de fármacos ilegales, pero mientras estos productos continúen en tarifas poco accesibles, la gente seguirá buscando mejores ofertas en la clandestinidad.



Podría interesarte:


Revenden víveres para los damnificados en los tianguis de Neza e Iztapalapa

Investigadores de la UNAM detectan venta de carne de caballo en tianguis mexicanos


Gustavo Pineda Gustavo Pineda Periodista

Muy Guerrerense, Michoacán me adoptó en el 2008, pasé por las llamas del Edomex y llegué al paraíso de la CDMX.

COMENTARIOS