El cártel de Los Zetas recluta niños en Coahuila para transportar cocaína a Estados Unidos

Gustavo PinedaMartes, 7 de noviembre de 2017 12:22

shares
Derechos Humanos

Un estudio de la Universidad de Texas reveló que el cártel de los Zetas tiene el poder absoluto sobre el gobierno de Coahuila.

Saúl Fernández tenía 13 años de edad cuando fue forzado a trabajar como "halcón" para el cártel de Los Zetas en la comunidad de Eagle Pass en Texas. Como vigilante, a Saúl le tocaba dar aviso a sus superiores cuando la Patrulla Fronteriza se encontraba cercana y asegurar el cruce seguro de drogas en la frontera.

 

Los que no colaboraban con Los Zetas, que no discriminan edad ni género, se atenían a un secuestro, amenazas de muerte y asesinato de familiares, sus tácticas para reclutar a menores de edad y obligarlos a formar parte del cártel mexicano del narcotráfico más poderoso de la actualidad.


 El estudio “Control… Sobre todo el estado de Coahuila. Un análisis de testimonios en juicios contra integrantes de Los Zetas en San Antonio, Austin y Del Río”, que realizaron estudiantes de la Facultad de Derecho en la Universidad de Texas, reveló las técnicas que emplean los miembros del cártel para reclutar a menores de edad y usados en diferentes tareas. Son choferes, y "halcones" y "mulas" que transportan cocaína hasta Estados Unidos.

Según la investigación, Los Zetas tienen control sobre policías, militares y funcionarios públicos. (Foto: Reuters)

 

A su escasa edad, Fernández reclutó a unos quince compañeros de su preparatoria para trabajar como choferes y transportar todo tipo de drogas en territorio estadounidense. Testigo A (un adulto que solicitó anonimato) declaró que la organización delictiva utilizó a su hija de 14 años mientras estaba embarazada para ocultar drogas y cruzarlas a Estados Unidos.

 

«Reclutaba menores de edad para que no les dieran condenas largas, o sea mucho tiempo en la cárcel, o para que solamente los dejaran en libertad rápidamente».


La mayoría de los adolescentes reclutados eran originarios de Coahuila, región fronteriza con el estado de Texas. La mayoría son bilingües, tienen doble nacionalidad y pasan desapercibidos frente a la Patrulla Fronteriza; características que generaron millonarias ganancias para el cártel.


Su adiestramiento paramilitar provocó temor entre la población de Coahuila. (Foto: Universidad de Texas)

 

El cártel de la última letra, del Noreste, o mejor conocidos como "Los Zetas", es una organización criminal fundada en 1998 por 31 exintegrantes de la milicia mexicana. En sus inicios fueron el brazo armado del Cártel del Golfo, hasta que se independizaron para dedicarse al trasiego de cocaína, lavado de dinero, secuestro y extorsión desde Centroamérica hasta la frontera con Estados Unidos.

 

Los ahora exintegrantes buscan protección de las autoridades como testigos protegidos. Según la investigaciones, todas las declaraciones permitieron tener un mejor entendimiento sobre la grave situación que se vive en Coahuila, proporciona detalles sobre la estructura de los cárteles y nexos con funcionarios e instituciones públicas.


Después de analizar cientos de testimonios, la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Texas emitió algunas recomendaciones al Gobierno mexicano; sugiere la correcta implementación de la nueva Ley General de Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas en México garantizando su financiación adecuada para investigar y sancionar abusos a los derechos humanos y la búsqueda de las personas desaparecidas.

 

Además, recomiendan combatir la corrupción en todos los niveles del gobierno como un paso indispensable para romper los vínculos entre los Zetas y funcionarios públicos.


Podría interesarte:

"Me arrancaron las uñas, me quemaban el cuerpo con cigarrillos"; así sobreviví a las torturas de Los Zetas

El campo de exterminio de Los Zetas de Nuevo León: 149 mil restos óseos en García

Los Zetas y el Cártel del Golfo infiltrados con choferes de Uber


Gustavo Pineda Gustavo Pineda Periodista

Muy Guerrerense, Michoacán me adoptó en el 2008, pasé por las llamas del Edomex y llegué al paraíso de la CDMX.

COMENTARIOS