¿Niñeras o esclavas? Les prometen una familia pero las reciben con trabajo forzado

Cultura ColectivaMartes, 5 de diciembre de 2017 9:45

shares
Derechos Humanos

Les dicen «au pair» porque las contratan como parte de una familia, pero la realidad es que ya son consideradas como las esclavas modernas.

Les dicen «au pair» porque en francés significa «a la par», trabajadoras que viajan. Otro país para ser niñeras de tiempo completo y que se vuelven un miembro más de la familia, por la naturaleza del trabajo que desempeñan.


Casa, comida y un poco de dinero para los días libres es lo que se ofrece en estos empleos muy comunes y populares en páginas de viajes. «¡Aprende una lengua y cultura diferente!», se lee en la promesa de viajar con todo pagado. ¿Pero cuál es el verdadero costo?


Rosie Cox, de la Universidad de Londres, estudia el tema desde hace años, y aunque no hay cifras oficiales de este tipo de migración e intercambio, según algunas estadísticas, en Reino Unido puede haber cerca de 100 mil «au pair», de las cuales 75 por ciento vive en Londres.


En Estados Unidos y Europa es muy común este tipo de ocupación, que además tiene todos los beneficios de la opacidad laboral, pues no hay una legislación clara sobre el tema. Dadas estas condiciones, muchos investigadores sociales, como Cox, hablan de la «esclavitud moderna», por la forma de reclutamiento y trato que reciben las personas que migran para ello.


(Fuente: Pixabay)


Antes, el gobierno británico exigía visa a los «au pair» que no pertenecían al bloque europeo, lo que hacía más difícil el acceso al país y, de alguna manera, proporcionaba cierto tipo de protección y control. Pero desde que se retiró el sistema de permisos y visados para este tipo de tareas no hay quien se responsabilice de las condiciones ofrecidas a las niñeras. No es raro, pues el gobierno tiene una postura al respecto: ser «au pair» es una oportunidad de vida.


Según la BBC, Rosie Cox afirma que desde que no hay una regulación clara sobre su labor, ha venido un incremento en las denuncias de abusos laborales y maltratos que rayan en la esclavitud por parte de las familias anfitrionas.


Las historias se acumulan, tal es el caso de Ellie, una mujer que le dio su testimonio a la BBC sobre su experiencia como «au pair» en el sureste de Inglaterra. Ellie declaró que todo era muy violento:


«Los niños eran violentos porque veían a su madre que era violenta con su padre. Me sentía muy incómoda e insegura. La madre gritaba todo el tiempo».


Y más allá de los gritos, hubo muchas semanas sin días de descanso, la hacían trabajar los fines de semana aunque el trato inicial era otro. Así, su trabajo de 30 a 40 horas a la semana se convirtió en 70 horas que comenzaban a las 6 de la mañana y terminaban a las 9 de la noche.


(Fuente: Pixabay)


Otra mujer, quien pidió la llamaran Isabel, también contó que después de dos semanas de estar en su nueva casa, la mujer que la contrató como «au pair» le gritó: «te pago mucho y no haces nada». Y que con las semanas terminó trabajando doce horas al día los siete días de la semana. El colmo fue cuando le dijo: «Soy una madre y te entiendo que quieras hablar con la tuya, pero no puedes hacerlo cuando trabajas para mí», la frase que la hizo escapar.


Aunque también hay historias felices, con buenas experiencias, en las que las «au pair» son tratadas como se promete, lo cierto es que hay muchas más experiencias negativas de las que las empresas que se dedican a la colocación y/o contratación de las chicas quisieran. El gobierno de Reino Unido, por ejemplo, lo sabe, e incluso emitió una lista de lineamientos básicos para los «au pair» que incluye de manera general los deberes y derechos de ambas partes.


Los signos ahí están: trabajo obligatorio, sin pago, sin cumplir los tratos de tiempo estipulado y el impedir la comunicación con el mundo exterior son un modo de esclavitud moderna, servidumbre mal entendida y tráfico humano.


Puede interesarte:


150 pesos por veinte minutos, así es el trabajo de las esclavas sexuales en México



ETIQUETAS: Siglo xxi Europa Migración
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS