PUBLICIDAD

DEPORTES

Eduardo Salvio, el refuerzo de Pumas que fue acusado por violencia de género

Quien hasta hace unos días fuera jugador de Boca Juniors, fue denunciado por su exesposa Magalí Aravena, luego que la atropellara y huyera del lugar.

La contratación de Eduardo Salvio con Pumas es una realidad: el jugador argentino llega para reforzar a los universitarios de cara a este Apertura 2022, luego de pertenecer a Boca Juniors. ‘Toto’ será parte de un tridente ofensivo interesante para el conjunto de los auriazules, junto con César Huerta y Gustavo del Prete, quienes también llegaron a reforzar el ataque de los dirigidos por Andrés Lillini.

Sin embargo, la llegada de Salvio también ha servido para recordar que hace apenas unos meses fue acusado por violencia de género, luego de atropellar a su exesposa, Magalí Aravena, con quien estuvo casado durante once años y a quien dejó en el lugar del incidente para darse a la fuga, en un caso archivado por la justicia de su natal Argentina.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Eduardo Salvio, acusado por violencia de género

Eduardo Salvio, seleccionado argentino, exjugador del Benfica, Atlético de Madrid, Lanús y Boca Juniors, fue acusado en abril de este año, de haber atropellado y abandonado a su exesposa y madre de sus dos hijos, Magalí Aravena. En videos difundidos por la prensa local se veía a una mujer parada al lado de un auto manejado por el jugador que está detenido en el carril central de una avenida de Buenos Aires. El vehículo luego se mueve hacia adelante y hacia atrás arrastrando a la mujer y después se aleja de la escena dando marcha atrás.

La mujer, que estuvo casada once años con el futbolista, ahora refuerzo de Pumas, denunció penalmente a Salvio por violencia de género, en su momento, pues posteriormente retiraría los cargos en contra del jugador. Según la prensa local, el exjugador de la selección argentina se encontraba con otra mujer en el vehículo. Varias horas más tarde, Mariano Cúneo Libarona, abogado de Salvio, aseguró que su defendido “se estaba presentando” ante la Justicia para “acreditar su inocencia”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Hay advertencias, ellos tomaron cautela, diciendo ‘vámonos’, ‘alejémonos’, y apareció esta chica que no estaba invitada al lugar, lo fue siguiendo, lo fue buscando. Lleva muchos testigos, videos y pruebas que van a acreditar su inocencia. Es un hecho que va a quedar en claro, no es culpable absolutamente de nada”, sostuvo en diálogo con el canal TyC Sports en abril pasado. “Las autoridades del club (Boca Juniors) tienen que saber que tienen un caballero de jugador y no un violento. La denunciante goza de bastante confusión, omisiones y contradicciones en su relato”, dijo el abogado en una declaración que también fue criticada por revictimizar a la expareja de Salvio, quien de acuerdo a Alberto Crescenti, titular del Sistema de Atención Médica de Emergencia “presentaba un traumatismo en uno de sus miembros inferiores. De acuerdo al examen que realizó el médico no fue trasladada y quedó en dependencia policial”. Formalmente, Salvio fue investigado por “lesiones en contexto de violencia de género”.

Protocolos de violencia de género en los clubes argentinos

Paula Ojeda fue la impulsora del primer protocolo de actuación ante casos de violencia de género en el club Vélez Sarsfield, aludiendo a la responsabilidad social que las instituciones deportivas tienen con su sola existencia. “Parecía algo alocado. La pregunta era: ‘¿Por qué trabajar desde un club en el abordaje de la violencia? Pero hubo un compromiso de las autoridades que aceptaron el desafío y hoy los resultados son sólo positivos”, declaró la abogada especializada en género y quien impulsó este protocolo desde el año 2018.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Fue en 2020 cuando un jugador de Vélez fue denunciado por agresión física, violencia verbal y psicológica y el club actuó en menos de 24 horas con este protocolo en el que el jugador fue separado del plantel y se presentó ante las autoridades correspondientes. Ese año, se incorporó una cláusula por comportamiento o violencia de género en todos los contratos de los jugadores: “si el futbolista no cumple con los lineamientos del estatuto social de la institución o el Protocolo de Violencia de Género, será sancionado con la rescisión de contrato”.

El antecedente en Pumas con Marco García

En septiembre de 2017, se presentó un caso de violencia de género al interior del Club Universidad, equipo al que llega Eduardo Salvio y que fuera protagonizada por Marco García, quien continúa jugando para los auriazules. En aquel año, Itzel ‘N’, quien era profesora del jugador, lo descubrió tomándole fotografías debajo de la falda, compartiendo las imágenes al interior de la cantera universitaria.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En aquel entonces y de acuerdo a un reporte que en 2020 publicó el comunicador Ignacio Suárez, quien colaboraba para el diario Récord, el jugador fue protegido no sólo por su edad, ya que tenía 17 años y se encontraba en condición de menor de edad, sino también porque su carrera como futbolista apenas comenzaba y se tenía mucha confianza en él para ser uno de los mejores exponentes del trabajo que se hace en fuerzas básicas. Luego de hacerse público este tema, Universidad aceptó las acusaciones contra el deportista y señaló que había llegado a un acuerdo con la víctima para que no se despidiera al futbolista.

“En septiembre de 2017, Marco García, quien entonces tenía 17 años, efectivamente fue señalado por tomar fotografías indebidas a la entonces tutora del programa de educación en línea emprendido por el Club Universidad. Después de entablar diálogo con ambas partes, se acordó no despedir al jugador, a petición de ella, sino que se le sancionara con una suspensión por poco más de dos meses sin goce de sueldo y sin actividad deportiva alguna en el club, otorgando el perdón correspondiente”, informó la directiva en un comunicado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En su momento, la víctima indicó que ella no había perdonado al jugador, que la evidencia había sido borrada y que lo que se expresaba en dicho comunicado era falso. De acuerdo a medios como Infobae, Leopoldo Silva, entonces presidente de Pumas, dijo en entrevista que desde el 9 de marzo de 2020, Marco García quedaría suspendido de la institución hasta que se revelara lo que en verdad ocurrió, sin embargo, el futbolista regresó a la actividad en la Liga Expansión para febrero de 2021, jugando para la sub-20 de Pumas. Actualmente, Marco García se encuentra considerado para conformar la plantilla del primer equipo y los cuestionamientos no sólo para Pumas, sino para todos los equipos del futbol mexicano, se hacen en referencia a la violencia de género y a los protocolos que se utilizarán en caso de presentarse de nueva cuenta esta clase de agresiones protagonizadas por los jugadores y si es que hay capacitación no sólo para ellos, sino para el resto de la institución deportiva para evitarlas a toda costa, pues se sabe que no sólo los futbolistas incurren más en las prácticas que maximizan y perpetúan a la normalización de la violencia de género en este deporte, sino también entrenadores y administrativos.


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD