¿Qué hay en el castillo de Webster Mudgett, el primer asesino en masa de EUA?

Fernando CastilloDomingo, 14 de enero de 2018 18:59

shares
Cultura

Confesó haber matado a 27 personas, pero la policía detectó hasta 200 restos de personas diferentes


Un niño solitario de una madre puritana y una fascinación por la muerte después de que unos compañeros suyos le obligaran a tocar un esqueleto fueron motivo suficiente para que Herman Webster Mudgett se convirtiera en el primer gran asesino serial en la historia de Estados Unidos.

 

Nacido en Gilmanton New Hampshire en 1861, Webster decidió estudiar medicina después de una solitaria y triste infancia. Utilizó su encanto y elegancia propia de la época para enamorar a Clara Lovering, una joven de familia rica de quien buscaba hacerse de su dinero para costear su carrera de medicina. Justo el día que se tituló abandonó a una Lovering embarazada para nunca más volver.

 

Así Webster comenzó a enamorar a mujeres ricas para despojarlas de sus bienes, mientras ejercía como médico en 1883 en Nueva York donde comenzaría su largo historial criminal.


Webster desmembraba y torturaba a sus víctimas. 


Se casó con la joven millonaria neoyorkina Myrta Belkamp a la que despojó de sus bienes y desmembró por su afición personal a la necropsia. La policía nunca encontró el cadáver de la joven millonaria. Con ese dinero construyó un castillo que apodaría "Holmes", un gigantesco y tenebroso complejo habitacional con cuatro pisos y un oscuro sótano donde asesinó y mutiló a 27 mujeres ricas, jóvenes y solas.

 

Hoy, en pleno 2018, el tenebroso castillo de Holmes abre sus puertas al público mayor de edad con el atractivo de que el castillo fue diseñado para hacer perder y desesperar a sus víctimas con paredes falsas, laberintos y pasillos que llevaban a una cámara de gas similar a la de los nazis donde Webster veía morir a sus víctimas para después desmembrarlas.

 

En el sótano, el asesino instaló una serie de máquinas de tortura expuestas a los visitantes.


Mapa interno del castillo de Webster. (Foto: Infobae) 


No fue hasta después de un incendio en el último piso del castillo que Webster fue descubierto por la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton, que se adentró junto con la policía a explorar el castillo llevándose una aterradora sorpresa por los cadáveres descarnados expuestos.

 

Fue condenado a muerte en la horca el 7 de mayo de 1896 después de confesar el asesinato de 27 personas, sin embargo, los peritos detectaron hasta más de 200 restos óseos de personas diferentes. Pidió ser sepultado al doble de profundidad que las tumbas convencionales y cubrir el agujero con cemento fresco. Su cerebro nunca logró ser extraído para estudiarlo.


Podría interesarte:


El enfermero asesino serial de Alemania que asesinó por sobredosis a 84 pacientes

Revelan identidad de "el matanovias", serial de la CDMX

Fernando Castillo Fernando Castillo articulista internacional

COMENTARIOS