OPINIÓN: Banksy y la creación mediante la destrucción

Enrique G de la GJueves, 11 de octubre de 2018 18:28

shares
Cultura

El mundo entero se quedó pasmado cuando una obra de Banksy salió triturada de su propio marco durante una subasta en Londres: la jugada más genial en décadas.


Arte que se crea al destruirse

El fin de semana, todos los que nos interesamos por el arte nos quedamos sin aliento durante unos segundos mientras veíamos cómo se trituraba una obra de Banksy. Con un corifeo de mujeres sorprendidas y un hombre al teléfono que abre la boca en estupefacción, Banksy logró zarandearnos. Otra vez. No fue solo un truco mediático y de relaciones públicas, sino que fue la transformación de una obra de arte en un performance artístico durante una subasta premium. Durante esos segundos en que todos contuvimos la sorpresa, la obra aumentaba su valor, quizá hasta duplicarlo, quizá incluso más allá.


Exactamente 101 después de que R. Mutt –Duschamp– expusiera un mingitorio titulado “Fuente” en Nueva York, Banksy se mofa, a su vez, del mundo del arte. Siguiendo el espíritu anarquista del dadá, Banksy consiguió el mismo efecto que, según se dice, tuvo la película del tren de los hermanos Lumiére, la primera cinta de cine que vio la humanidad: fue tan realista e impactante, que los espectadores se asustaron, gritaron y dicen que algunos hasta salieron corriendo de la sala, creyendo que venía un tren a atropellarlos.


Sea como sea, Banksy se salió con la suya. De una manera genial. Porque, como escribió el propio Banksy en su Instagram, parapetándose en Picasso, “Cada acto de creación es ante todo un acto de destrucción”, aunque la frase original sea del gran anarquista ruso Bakunin: “El placer destructor es, al mismo tiempo, un placer creador”.


 1


Banksy Magno

Banksy nos ha hecho ver, de nuevo, que la fama del artista es un producto secundario. Deseable para muchos, sí, pero no indispensable. Al igual que Thomas Pynchon o B. Traven, Banksy mantiene el anonimato para que la obra hable por sí misma. Banksy se ha convertido en una figura magna del arte contemporáneo; según algunos, como Jonathan Jones, el legendario crítico de arte de The Guardian, en el artista más importante hoy en día.


Un momento histórico para el arte, clamaban al unísono los expertos, mientras marcas de muebles como Ikea y de supermercados de descuento como Lidl se apropiaban del modelo.


 2


♦︎ ♦︎ ♦︎

 3


Cómplices y víctimas

Banksy tiene sus secuaces, incluso en Sotheby’s. Porque este performance no pudo haber sucedido sin la intervención y participación del equipo de la casa de subastas, aunque lo nieguen. Incluso creo que el video que se hizo viral fue tomado por uno de sus ayudantes.


Sobre la relación de Sotheby’s, Andrew Bloch lanzó ya las preguntas clave: ¿por qué estaba el cuadro colgado y no se le colocó sobre un soporte, como se hace siempre?, ¿por qué el martillero oprime un botón justo después de dar el martillazo?, ¿estaba conectado el mecanismo o usó pilas, y quién no vio la trituradora durante la inspección?


Lo más cómico de todo es que la gente tampoco deja de sorprendernos: ya hubo quien tasajeó su propio Banksy, con la esperanza de duplicar el precio, con lo que consiguió justamente lo que hizo: destruir la obra. Y su valor. Porque, aunque tengas dinero para comprar un Banksy original, tú no eres Banksy para romper la obra de una manera artística y sorprendente. Porque más que el qué es el cómo.


 4



♦︎ ♦︎ ♦︎


Para ver


Banksy

Exit Through the Gift Shop

87 minutos



Es hora de volver a ver el documental de Banksy Exit Through the Gift Shop, del 2010. El título es ya una provocación: salga del museo atravesando la tienda, para señalar la comercialización del arte. Ha habido especulación en torno a la veracidad del documental, aunque Banksy ha dicho que es auténtico.


De nuevo: sea como sea, merece ser visto para asomar la nariz un poco al modo de operar de Banksy y, en general, de los artistas urbanos.


En la película, el hilo conductor es Thierry Guetta, un francés que migró a Los Ángeles, y que está obsesionado con filmar, con filmarlo todo. Cuando filma a su primo, Space Invader, se pone a filmar a los artistas urbanos. El inicio de la película es absolutamente genial, pues es una edición de notables artistas. Thierry, obviamente, quiere filmar a Banksy. Y entonces despega la película, pues él le abre las puertas de su estudio.


Este documental es el mejor material que existe para comprender la mente de Banksy, además de su arte.


Enrique G de la G

[email protected]


*Las columnas de opinión de CC News reflejan sólo el punto de vista del autor.




ETIQUETAS: Arte cultura
REFERENCIAS:
Enrique G de la G Enrique G de la G Ghostwriter y editor

Escritor fantasma y columnista cultural. Regio por nacimiento, berlinés por elección. Me muevo en bici y viajo en moto.

COMENTARIOS