Eduardo Galeano y las frases con las que lo recordamos en su nacimiento

Lau AlmarazJueves, 30 de agosto de 2018 23:07

shares
Cultura frases de eduardo galeano en su nacimiento

Eduardo Galeano fue uno de los más reconocidos escritores en Latinoamérica y hoy lo recordamos a través de lo mejor de él: sus frases.

En su vida, un hombre puede cambiar de mujer, de partido político o de religión,

pero no puede cambiar de equipo de futbol.

Eduardo Galeano


Logró lo que muchos piensan que no se puede: unir a la literatura con el futbol. Bueno, habrá otros como Jorge Valdano que, por ejemplo, hayan creído siempre en esta posibilidad al igual que nuestro homenajeado: Eduardo Galeano. Para todos aquellos que piensan que el futbol es para ignorantes o que sólo gusta a aquellos que en nuestra vida hemos tomado un libro, que no acabamos la secundaria o que no nos interesa el futuro de nuestro país, deberían darse una vuelta por los escritos de este gran periodista.


Eduardo Galeano es un periodista que marcó una época en la literatura latinoamericana y queremos recordarlo con algunas de sus mejores frases, unas que sí, evidentemente aluden al futbol, un deporte que él consideraba sagrado.


frases de eduardo galeano en su nacimiento 1

Eduardo Galeano nació un 3 de septiembre de 1940, en Montevideo, Uruguay. (Foto: La Rioja)


Galeano y el amor


  • Ellos se conocieron por casualidad, que es como se suelen encontrar los grandes amores, casi siempre por casualidad, por una llamada equivocada, por un encuentro fortuito. 


  • El amor se puede provocar, dejando caer un puñadito de polvo de quererme, como al descuido, en el café o en la sopa o el trago. Se puede provocar, pero no se puede impedir. No lo impide el agua bendita, no lo impide el polvo de hostia; tampoco el diente de ajo sirve para nada. El amor es sordo al verbo divino y al conjuro de las brujas. No hay decreto de gobierno que pueda con él, ni pócima capaz de evitarlo, aunque las vivanderas pregonen, en los mercados, infalibles brebajes con garantía y todo.


  • No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta.


  • Estamos en plena cultura del envase. El contrato de matrimonio importa más que el amor, el funeral más que el muerto, la ropa más que el cuerpo y la misa más que Dios.


frases de eduardo galeano en su nacimiento 2

El 13 de abril del 2015, Eduardo Galeano murió. (Foto: Diario de Navarra)


Eduardo Galeano y la utopía



  • Ella está en el horizonte. Yo me acerco dos pasos y ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve la utopía? Para eso sirve, para caminar.


  • La solemnidad se dejará de creer que es una virtud y nadie, nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo.


frases de eduardo galeano en su nacimiento 3

Eduardo Galeano y el futbol fueron uno mismo en algún momento. (Foto: El Horizonte)


Eduardo Galeano y el futbol


  • A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí. En este mundo del fin del siglo, el futbol profesional condena lo que es inútil, y es inútil lo que no es rentable.


  • Por suerte todavía aparece en las canchas, aunque sea muy de vez en cuando, algún descarado carasucia que se sale del libreto y comete el disparate de gambetear a todo el equipo rival, y al juez, y al público de las tribunas, por el puro goce del cuerpo que se lanza a la prohibida aventura de la libertad.


  • El portero siempre tiene la culpa. Y si no la tiene, paga lo mismo. Cuando un jugador cualquiera comete un penal, el castigado es él: allí lo dejan, abandonado ante su verdugo, en la inmensidad de la valla vacía. Y cuando el equipo tiene una mala tarde, es él quien paga el pato, bajo una lluvia de pelotazos, expiando los pecados ajenos.


  • El árbitro es el abominable tirano que ejerce su dictadura sin oposición posible y el ampuloso verdugo absoluto con gestos de ópera.


  • Voy por el mundo sombrero en mano y, en los estadios suplico: una linda jugadita, por amor de Dios.



Podría interesarte:


Citas a ciegas... ¿con libros?

Literatura de suspenso: la guía de libros que nos trajo el Mundial


ETIQUETAS: futbol literatura cultura
REFERENCIAS:
Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS