Los secretos que guardan el origen de las piñatas en el mundo

Lau AlmarazSábado, 16 de diciembre de 2017 15:59

shares
Cultura

Desde Marco Polo, pasando por China y los mayas, el origen de las piñatas sigue siendo enigmático.

El mexicano necesita de poco para hacer magia. Una olla de barro, un poco de engrudo, papel china, cartón y listo. Con manos artesanales, cada diciembre las piñatas son creadas con un solo propósito: que terminen destruidas, pues esos siete picos que la conforman, representan los siete pecados capitales de los que muchos renegamos, pero a diario practicamos.

 

El origen de la piñata radica en varias teorías que hoy, 16 de diciembre, día en que comienzan las tradicionales posadas, les enunciaremos. Cada uno elegirá la de su preferencia o la que le acomode según sus creencias. Desde Marco Polo hasta China, pasando por los mayas, cada uno de estos mitos o realidades, tienen que ver con las piñatas.

 

 La tradición de romper la piñata en México se remonta a tiempos ancestrales. (Foto: Art in action)


En una de sus tantas narraciones, Marco Polo indicó que durante una de sus travesías, vio cómo en China, la gente rompía la figura de un buey relleno de semillas para celebrar el año nuevo chino. Los historiadores aseguran tajantes, que fue él el que llevó después esa tradición a Italia con el nombre de pignata (que significa olla en italiano).

 

Lo hizo en ese entonces, para conmemorar la cuaresma. De Italia, Marco Polo viajó hasta España, en donde justamente el primer domingo de cuaresma, la gente salía a romper esa olla, a lo que posteriormente se le conoció como domingo de piñata.

 

En Italia, el cristianismo la adoptó para convertirla en un acto religioso. Cuando llegaron a España, los conquistadores extendieron la práctica de romper las piñatas en el Nuevo Mundo, en donde la utilizaron como un elemento de evangelización del pueblo, quienes tenían una costumbre similar con la que veneraban al dios Huitzilopochtli.

 

 La Feria de la Piñata ya es tradicional en Acolman, Estado de México. (Foto: Ferias de México)


El caso de los mayas fue distinto, aunque también el destino de la piñata era terminar hecha trozos, la historia relata que ellos practicaban un juego de nombre Pa’p’uul, que significa “rompe el cántaro”. La actividad estaba pensada para los niños, quienes tenían que buscar los cántaros de barro adornados para después romperlos con un palo. El objetivo era hallar una sorpresa que guardaban: un animal silvestre.

 

En México, por ejemplo, según estudiosos pertenecientes al Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, la primera piñata se rompió en el exconvento de San Agustín, hace más de 400 años. El lugar, situado en Acolman, en el Estado de México, celebran cada año, entre el 13 y el 21 de diciembre, la Feria de la Piñata, para conmemorar aquel día.


Podría interesarte:

La tribu que llevaba 60 mil años sin contacto con el mundo


ETIQUETAS: México
REFERENCIAS: Infobae México Desconocido
Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS