Así es la vida de los subempleados japoneses que viven en cafés internet

Cultura ColectivaViernes, 22 de diciembre de 2017 10:18

shares
Cultura

Desde la década del 2000, la tendencia de habitar los café internet en Japón no termina, no es moda, es el subempleo que promueve el maldito capitalismo.

Si pensabas que ocho personas en un departamento para seis en la Roma-Condesa es muy de la clase trabajadora del tercer mundo, pues sí lo es, pero la cara más terrible del capitalismo no sólo discrimina —a la hora del acceso a la vivienda digna— a los del mal llamado «tercer mundo», porque sí, le pasa a los de la Roma-Condesa pero también a los japoneses. Así lo muestra el documental Net Cafe Refugees, un mini documental dirigido por la fotoperiodista Shiho Fukada, que a pesar de haberse filmado hace casi una década, sigue vigente.


En este breve registro de menos de diez minutos, Fukada nos muestra dos historias, la de Fumiya de 26 años y la de Tadayuki Sakai, que fácilmente supera los 40 años. Ambos viven en una cabina de café internet, aunque sus circunstancias no son las mismas.


Tadayuki en el documental Net Cafe Refugees. (Fuente: Shiho Fukada)


Para Fumiya es un momento de mala suerte laboral. En el momento de la filmación llevaba 10 meses así, en un cubículo de dos por dos con una computadora, un par de tenis y un peine que le permitían ir presentable a su trabajo de medio tiempo como guardia de seguridad. Alquilar un departamento en Tokio dejó de ser opción para él cuando decidió dejar su trabajo en un dormitorio. Así que no le costó mucho decidirse por pagar un plan mensual de mil 920 yenes al mes (unos 150 pesos), sin contar los demás gastos como lavandería y comida. Pero aún así, nada que ver con todos los gastos que implica conseguir un departamento en Tokio, donde hasta se paga por mirar.


Aunque no era muy cómodo, Fumiya podía tener privacidad y dormir sin doblar las rodillas, algo que ya era una ventaja ante tanta desgracia, que compartía, según una estadística del Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar, con otras 5 mil 400 personas, que también vivían en Cibercafés.


Fumiya en el documental Net Cafe Refugees. (Fuente: Shiho Fukada)


Pero la vigencia del hecho no ha cambiado mucho, pues en ese año Japón reportaba una tasa de desempleo de 3.7 %, el más bajo en una década. Actualmente, se mantiene con una tasa de 2.8 por ciento, algo así como 1,88 millones de personas en edad laboral sin actividades, ingresos ni prestaciones fijas. Una tendencia permanente desde hace dos décadas en el país asiático, que no supera sus ciclos deflacionistas.


A la par de Fumiya respecto a los cibercafés, está Tadayuki, el cuarentón que probó las mieles del empleo fijo con buen salario pero que, convencido de que su sueño es viajar por el mundo y mantenerse alejado de las obligaciones de oficina, decidió renunciar para alcanzar su guajiro futuro.


Millennial de espíritu, a él no le parecía mal vivir en una habitación ínfima ni tener que rasurarse en las escaleras. Unas cosas por otras. Aunque justo esa es la cosa: no se debería renunciar a los sueños por el maldito capitalismo, que aunque te haga trabajar de sol a sol, la mayoría de las veces no deja la desgracia al azar, porque la explotación laboral nunca es suficiente, igual que el dinero.


Joven desempleado en un café internet japonés. (Fuente: theconversation.com)


Podría interesarte:

El niño más famoso de YouTube tiene seis años y ya gana 11 millones de dólares al año

Youtuber japonesa invita a que le toquen los senos en pro de la paz mundial

ETIQUETAS: Economía
REFERENCIAS: JAPAN'S DISPOSABLE WORKERS
Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS