PUBLICIDAD

COMIDA

Por qué las mujeres que toman suben más de peso



El alcohol entra en nuestro cuerpo para alterar el funcionamiento de muchos de nuestros procesos químicos y físicos. Las hormonas, la segregación de sustancias y las conexiones neuronales son parte de lo que el consumo de alcohol afecta y modifica. De hecho, diversos estudios confirman que existe una relación entre el consumo de bebidas y la conducta asociada al riesgo, lo sexual y lo delictivo. 

En primer lugar, los efectos de beber alcohol se reflejan en la desinhibición del que lo consume y de ahí derivan otras reacciones que llevan a esa persona a comportarse de manera distinta. La exacerbación del deseo sexual, la inducción a conductas de riesgo y la ejecución de acciones delictivas son parte de lo que el alcohol, dependiendo de las dosis y el organismo que lo ingiera, desata en hombres y mujeres. Todo esto se basa en cómo el alcohol incapacita algunos mecanismos de control que todos los seres humanos tenemos.

Evidentemente, el grado de trascendencia de esta sustancia en el cuerpo es relativo al tipo y cantidad de alcohol que se consuma y también de acuerdo a las características de quien lo tome, pues se ha comprobado que las mujeres se ven mayormente afectadas en comparación con los hombres debido a algunas características fisiológicas. Sus efectos también se relacionan con el temperamento y la personalidad, pues de eso depende qué tanto se note la diferencia en la conducta cuando los mecanismos de control se vean atrofiados.

Lo que es cierto es que, química y orgánicamente, el alcohol nos afecta a absolutamente todos los que lo consumamos; la constancia y la manera en que lo hagamos influye bastante en la intensidad con la que este hábito perjudique nuestro cuerpo, nuestra mente y, en general, nuestra vida. Pero definitivamente, aunque sea casi de forma imperceptible, los cambios de conducta surgen cuando el alcohol entra en contacto con nuestro organismo, por ejemplo, la manera en que comemos.



*
Perú, el país latino que produce más bebidas alcohólicas ilegales


Este fenómeno ha sido poco relacionado con el alcohol, pero se confirmó que el exceso de bebidas alcohólicas y el aumento de peso en las mujeres ha estado vinculado desde siempre. La revista "Health Psychology" publicó que un grupo de investigadores habían encontrado la relación exacta entre las afecciones de la bebida y el control inhibitorio que nos lleva a restringir o desatar nuestros hábitos alimenticios.

El estudio que corroboró esta información se basó en una investigación de campo en la que se eligieron a 60 mujeres al azar para que bebieran una copa preparada con vodka y limonada de dieta, o bien, una bebida que parecía tener alcohol, pero en realidad no contenía más que limonada. Después de separar en dos grupos a las mujeres que habían tomado un vaso con vodka de las que no habían bebido más que limonada de dieta, se les pidió que rellenaran un cuestionario sobre hábitos alimenticios.




Dicho cuestionario contenía preguntas que hacían referencia a la necesidad de saciar antojos, a la sensación de ansiedad que en ocasiones las dietas le provocan a algunas mujeres y a temas que se involucran con la comida y los límites que muchas se imponen para consumirla, principalmente por una cuestión de estética. Después de responder el compilado de preguntas, se les pidió a las 60 mujeres que hicieran un ejercicio que consistía en decir en voz alta el color con el que estaban impresos los nombres de otros colores.

Por ejemplo, si en una hoja en blanco aparecía la palabra "rojo" escrita en amarillo, la respuesta correcta de quien tuviera que decir el color de la palabra en voz alta habría sido "amarillo". 




Terminando la tarea se les ofrecieron algunas charolas con galletas de chocolate a todas las mujeres del experimento, agregando el comentario de que podían comer absolutamente todo lo que quisieran o bien no comer nada si no les apetecía. Después de este último punto, los resultados de la investigación estuvieron listos, arrojando tres conclusiones importantes respecto al consumo del alcohol y su relación con la ganancia de peso en las mujeres. 

En primer lugar, se obtuvo que las mujeres que bebieron alcohol tuvieron peores resultados en la tarea de identificar el color de las palabras en comparación con las mujeres que bebieron placebo. Este resultado no es algo nuevo, pues desde hace años se conoce que el alcohol atrofia nuestra percepción y por lo tanto afecta nuestra toma de decisiones, así como nuestra capacidad para discernir.




El segundo resultado se basó en la forma en que el alcohol llevó a la mayoría de las mujeres a comer más galletas que las que no bebieron nada. Por lo que, una vez más, las sustancias que conforman el alcohol se relacionaron con el control inhibitorio que nos hace limitarnos o permitirnos a la hora de comer, sobre todo alimentos altos en carbohidratos.  




Por último y como el resultado más interesante, se descubrió que de acuerdo a las respuestas del cuestionario que todas habían respondido, se clasificaron a todas las mujeres del estudio en dos grupos más: las que eran comedoras desinhibidas, es decir, que no se restringían a la hora de cumplir antojos o consumir cierto número de calorías, y las que eran comedoras contenidas, o sea, las que limitan las cantidades de sus alimentos para perder o mantener su peso.



*
El alcoholismo de Juan Rulfo, un hombre en llamas que aprendió a deprimirse



De estos dos grupos, las mujeres del grupo de comedoras contenidas habían obtenido mejores resultados en la prueba de colores y habían consumido menos galletas, a pesar de que habían bebido alcohol. La explicación para esto se basa en que las mujeres con un estilo de vida más "sano" o que no incluya el consumo habitual de alcohol son resisten más ante los límites o las restricciones que ellas mismas se imponen, como a la hora de comer.



Esto quiere decir que las mujeres que tienden a beber alcohol cada fin de semana, por decir algo, son personas con menor resistencia y autocontrol, pues el alcohol ha disminuido su capacidad para moderarse ante el mismo consumo de estas bebidas y ante el consumo de alimentos que suponen una ganancia de peso para ellas.




El tamaño del estudio no fue tan grande como para hacer una generalización que englobe a las mujeres de todo el mundo, pero ha sido el único que se ha hecho respecto a estas variantes sobre el alcohol como una actor influyente en la desinhibición de la conducta relacionada a la alimentación. Por lo que, a partir de esta propuesta psicológica, se ha comenzado a poner interés especial en la forma en la que el alcohol tergiversa o infiere en nuestros mecanismos de control y nuestra capacidad de resistencia.


-
Si quieres conocer más sobre los efectos negativos y positivos del alcohol lee sobre las 
estrellas de la música que perdieron su carrera gracias al alcohol y conoce las 8 grandes ideas que fueron concebidas bajo los efectos del alcohol.


*
Referencia:

Time 










Etiquetas:alimentacion
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD