PUBLICIDAD

CINE

La niña que se convirtió en asesina para salvar su futuro y el de su familia

Piromanía, incontinencia urinaria, crueldad con los animales, ansiedad social e impulsos disyuntivos son algunas de las características que predominan en una persona con tendencias asesinas. Alrededor del trastorno de personalidad antisocial se ha conformado un debate para descifrar si un asesino serial nace o se hace, por ello la psicología ha intentado definir la personalidad de un criminal a partir de ciertos rasgos. El fracaso para adaptarse a las normas sociales, la deshonestidad, agresividad, despreocupación desmedida y falta de remordimientos son algunas particularidades presentes en un posible homicida.

Además de la personalidad, lo que termina por desatar a una mente criminal es un evento traumático, en la mayoría de los casos ser testigo de uno o varios sucesos brutales provoca que esta violencia aflore. Estas teorías son consideradas parte de los patrones con los que se trata y estudia a un presunto asesino, pero nada puede determinar o anticipar el momento en el que éste decidirá privar de la vida a otro ser humano. 
  
La violencia, dominación o control es injustificable, pero cuando alguien mata a su agresor, cuando esa muerte es el resultado de una defensa ¿el responsable también se convierte en un asesino? Ésa es la pregunta que "Divinas", la ópera prima de Uda Menyamina, despierta en el espectador. La protagonista nunca imagina lo valiente, capaz y fuerte que puede llegar a ser, pero tampoco dimensiona hasta dónde la llevará su ambición. Todos los personajes de esta película están desechos por dentro, pero cada uno canaliza su tristeza y furia de formas distintas. A pesar de sus buenas intenciones, la protagonista del filme francés, Dounia, se convierte en su propia enemiga, pues en la lucha que emprende para salvar su futuro y el de su familia termina convirtiéndose en una asesina.



El sistema, la discriminación y la falta de oportunidades lleva a todos los integrantes de esta historia a perderse en una vida de excesos, crímenes y violencia. El barrio donde viven Dounia, su madre y su mejor amiga, Maimouna, es un lugar en el que es difícil sobrevivir. A pesar de las dificultades este par de niñas se divierten imaginando que algún día podrán salir de esa ciudad para conocer otra vida en la que no estén atadas a la pobreza y la desdicha. 



Con la obsesión de ayudar a su madre, una alcohólica depresiva, Dounia se empeña en formar parte de una banda de narcomenudistas para ganar dinero. Harta, furiosa y decepcionada de las nulas oportunidades que tiene, Dounia convence a Maimouna de visitar a Rebecca, una dealer a la que todos le temen. Después de varios intentos la obstinada adolescente consigue un trabajo de mandadera con Rebecca y a partir de ese momento su vida no vuelve a ser igual.




Dounia no pasa de los 18 años, aún con la edad y el género en su contra, esta niña descubre poco a poco el poder de su nueva posición como ayudante de Rebecca. A pesar de su convicción para terminar todos los trabajos que la narcomenudista le da, todos los demás la subestiman. Esa idea cambia cuando Dounia tiene que defenderse de un dealer al que intenta robarle 100 mil euros, durante ese enfrentamiento ella lo golpea fuertemente en la cabeza para lograr escapar y él pierde la vida. Dicho evento
marca el inicio de una nueva etapa en la vida de Dounia, pues ella jamás creyó que para lograr lo que se proponía tendría que convertirse en una asesina.



Más asustada que nunca, arrepentida y atrapada en una ola de crímenes la adolescente decide huir de la ciudad. Antes de tomar un tren visita a su madre para dejarle la mitad del dinero que robó, después llama a Maimouna para despedirse de ella, pero quien responde no es su mejor amiga, sino Rebecca, quien amenaza con asesinarla si no regresa con los 100 mil dólares. 



Dounia sabe que en el momento en que ella regrese a rescatar a Maimouna perderá todo lo que logró conseguir, pero decide no subir al tren para impedir que su amiga sea asesinada. Cuando llega al lugar Rebecca y ella discuten, durante el forcejeo la habitación donde se encuentran las tres se incendia radicalmente. Rebecca y Dounia logran salir por una ventana, pero Maimouna no; ambas corren a pedir ayuda pero cuando los bomberos llegan ninguno entra por tratarse de un barrio tan peligroso.

El incendio crece, el cuerpo de bomberos nunca entra a apagarlo y Maimouna muere dentro. Ensordecida por la explosión, Dounia entra en shock; cuando logra recuperarse se da cuenta de que salvar su futuro y el de su familia le costó mucho más caro de lo que alguna vez imaginó, pues ni con todo el dinero que reunió podría recuperar la vida de su mejor amiga, quien fue la única persona que se mantuvo a su lado durante todas sus locuras. "Divinas" es el título de una espectacular y cruda historia en la que se demuestra que no siempre existe una segunda opción, nadie tiene las mismas oportunidades en este mundo y difícilmente alguien que nació en un círculo de crimen y violencia, dejará de formar parte de él.








PUBLICIDAD
PUBLICIDAD