El "ojo celestial": un hermoso fenómeno captado por el Telescopio Hubble de la NASA

Sam AlvaradoLunes, 27 de agosto de 2018 16:28

shares
Ciencia telescopio hubble nasa capta ojo celestial nebulosa

La NASA usa su Telescopio Hubble para capturar a la nebulosa planetaria NGC 3918, una nube brillante nombrada como "ojo celestial".


Un círculo de luz se percibe en el espacio, su aura se extiende a lo largo y ancho del fondo estrellado, una masa de energía de tono rojizo y azulado que ondula sin perder su forma esférica. Le llaman "ojo celestial" por su parecido al órgano humano y es un fenómeno hermoso.


La dramática imagen fue capturada por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA /ESA y muestra a la nebulosa planetaria NGC 3918 una nube brillante de gas de colores que se encuentra en la constelación de Centauro, más o menos a unos 4 mil 900 años luz de la Tierra.


telescopio hubble nasa capta ojo celestial nebulosa 1


Nebulosa: regiones del medio interestelar. Masa de materia cósmica celeste, difusa y luminosa que tiene aspecto de nube.


¿Qué vemos en la imagen?

De acuerdo con lo que dijo la NASA en su comunicado, en el centro de la nube de gas están los estos moribundos de un gigante rojo. Durante la fase final de convulsión en la evolución de estas estrellas, enormes nubes de gas son expulsadas de la superficie de la estrella antes de que emerja un capullo como una enana blanca.


La intensa radiación ultravioleta de la pequeña estrella remanente hace que el gas que la rodea brille con un halo fluorescente. Según la NASA, estas extraordinarias y coloridas nebulosas planetarias se encuentran entre las vistas más tremendas y espectaculares del cielo por las noches, y aclaran que a menudo tienen formas extrañas e irregulares que no se han podido descifrar, pero que esta parece un ojo.


telescopio hubble nasa capta ojo celestial nebulosa 2

Las nebulosas tienen formas diferentes, esta por ejemplo fue nombrada como nebulosa mariposa. (Foto: NASA)


El ojo celestial

Esta forma peculiar del fenómeno del NGC 3918, con un caparazón interior de gas brillante y una capa externa más difusa que se extiende lejos de la nebulosa, parece que se debe al resultado de dos eyecciones separadas de gas.


Pero de hecho, después de algunas investigaciones, los expertos afirman que se formaron al mismo tiempo, pero se están soplando desde la estrella a diferentes velocidades. Se estima que los poderosos chorros de gas que emergen de los extremos de la gran estructura se alejan de la estrella a velocidades de hasta... ¡350 mil kilómetros por hora!


Para el estándar de los fenómenos astronómicos, las nebulosas planetarias como la NGC 3918 tienen una vida muy corta, de tan sólo unas pocas decenas de miles de años, bien poquito, pues.


Mientras el cielo nos siga regalando vistas así, pueden durar el tiempo que quieran.


Podría interesarte:

100 millones de estrellas: la foto de Andrómeda capturada por el Telescopio Hubble

¿Quieres ser astronauta? La NASA ofrece selfies espaciales y viajes interplanetarios

STEVE: el fenómeno óptico que parece una aurora morada (pero no lo es)

ETIQUETAS: Universo Ciencia NASA
REFERENCIAS: NASA
Sam Alvarado Sam Alvarado

COMENTARIOS