OPINIÓN: Bitcoin, ¿por qué tiene valor?

José María RamosMiércoles, 12 de diciembre de 2018 16:54

shares
Ciencia que es el bitcoin y por que tiene valor

¿Sabes por qué tanto revuelo por el Bitcoin? Aquí te decimos todo lo que tienes que saber.


¡Bitcoin! ¡Bitcoin! ¡Bitcoin! 💵💵💵

La pregunta fundamental que cruza (o debería cruzar) por las mentes de aquellos que estén interesados y aprendiendo sobre Bitcoin y las criptomonedas, ya sea que estén considerando invertir en ellas o no, es: ¿por qué tiene o se le atribuye valor a Bitcoin? ¿Qué lo respalda? Después de todo, una “moneda” virtual que no puedes ver ni tocar cotiza hoy en día alrededor de los 4 mil dólares por lo que alguien claramente está percibiendo valor de algún tipo.


Para contestar esta pregunta de manera comprensiva necesitamos remontarnos brevemente a la historia monetaria reciente. 


Un poco de la historia monetaria reciente 💰

Antes de la Segunda Guerra Mundial, en los años treinta, el mundo estaba acostumbrado a usar oro y metales preciosos como moneda y medio de intercambio. Dado que no es práctico o seguro andar cargando y pagando tus cuentas en oro o plata, los bancos crearon un esquema interesante: los ahorradores depositarían su oro en las bóvedas de los bancos y estos entregarían recibos o vales de oro. La gente se dio cuenta que era mucho más cómodo y fácil guardar y comerciar con los recibos como si fueran oro, ya que todos tenían la confianza que en cualquier momento se podían canjear por oro en el banco. Así se creó un sistema de confianza, en donde todos atesoraban el valor de estos recibos (de oro) pero pocos quería el metal en sí per se.


que es el bitcoin y por que tiene valor 1

Para entender el Bitcoin tenemos que saber un poco de la historia monetaria. (Foto: Infobae)


Al terminar la Segunda guerra Mundial, Estados Unidos acabó poseyendo aproximadamente la mitad de todas las reservas de oro del mundo. ¿Cómo sucedió esto? Debido a los altos costos de la guerra, los europeos gastaban entendiblemente más de los que ganaban intercambiando sus reservas de oro por comida, armamento y provisiones de guerra.


En vista de esto un nuevo sistema monetario internacional se creó en 1994, el sistema Bretton Woods, en donde todas las monedas del mundo estarían fijas al dólar, y el dólar estaría fijo al oro. Implícitas en este acuerdo estaban dos premisas fundamentales: la primera, todas las monedas del mundo estaban fijas al oro y la segunda, el gobierno estadounidense se comprometía a no imprimir más dólares a menos de que tuvieran una cantidad determinada de oro como respaldo y así estar listos en caso de que alguien quisiera cambiar todos sus dólares a oro.


Lee también: OPINIÓN: Lo que tienes que saber de Blockchain, la tecnología de moda


Todo iba bien y bonito pero como todo sistema de poder centralizado, este por su naturaleza misma generaría un gran incentivo a aquel o aquellos que lo controlan de abusar de este poder para su beneficio propio. De esta manera, Estados Unidos comenzó a imprimir (básicamente en secreto) más y más dólares sin respaldo en oro intercambiándolos con sus vecinos y socios comerciales por bienes y servicios. Los países que entregaban todo aquello que los gringos querían estaban felices de recibir dólares a cambio, ya que ‘confiaban’ en el valor del dólar.


Llegaría la guerra de Vietnam en los 60 y el gobierno de Estados Unidos incrementaría fuertemente sus gastos, y dado que sus ingresos no estaban a la par, empezaría a imprimir dólares de manera acelerada para así pagarles a sus soldados y a sus acreedores para continuar las operaciones militares. Ya para entonces era obvio para muchos que los Estados Unidos estaban abusando de su posición de poder en el esquema Bretton-Woods y que no existía oro suficiente para pagar todos los billetes verdes a la tasa de cambio del momento de $35 la onza. Los franceses, sospechando que algo andaba mal, comenzaron a pedir su oro a cambio, incluso rechazando el pago en dólares de turistas gringos en París.


En 1971, el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, al reconocer la gravedad de la situación y darse cuenta que las reservas de oro de la nación estaban en peligro de desaparecer dio un anuncio público que marcaría al mundo hasta la fecha. Fue entonces que Nixon dio por terminada la convertibilidad del dólar al oro, dando la orden a su gobierno de suspender las conversión de dólares a oro. En ese momento, el oro dejó de tener un respaldo tangible, se volvió una moneda ‘fiat’, aquella que un gobierno puede imprimir y devaluar a voluntad.


Prueba del la impresión acelerada de billetes y la inflación correspondiente fue el aumento repentino en el precio del oro (y de los precios para el consumidor en general) que para 1973 y 1974, cotizaría en $106 y $183 la onza de oro respectivamente, un aumento de 3 y 5 veces el precio de $35 que se había mantenido estable desde 1935. 


Remontándonos ahora a tiempos más recientes, en 2008 el sistema financiero de Estados Unidos estaba en la quiebra, y para evitar que grandes bancos de inversión de Wall Street cerraran sus puertas agravando la crisis, el gobierno gringo decidió cubrir la cuenta de sus apuestas que habían salido mal. Nótese que el gobierno no tenía dinero, por lo que mandó imprimir $700 mil millones de dólares para inyectárselos al sistema financiero vía los bancos e instituciones financieras moribundas y así efectivamente revivirlas.


que es el bitcoin y por que tiene valor 2

¿Sabías que sólo existirán un total de 21 millones de bitcoins? (Foto: Rewisor)


¿Y en nuestro país?

En México, para todo aquello que lo recuerda, pasó algo muy similar en la crisis de 1995, cuando un fondo diseñado para ayudar a los bancos llamado FOBAPROA, creó precisamente el incentivo para que los bancos efectivamente quebraran, sólo que en este caso fue un fondo de $20 mil millones de dólares.


En ambos escenarios, papel moneda recién impreso entró en circulación, creando una fuerte inflación o pérdida de valor adquisitivo de la moneda como resultado. En resumen, fueron los ciudadanos los que pagaron la cuenta de ambas debacles financieras a final de cuentas. ¿Cómo es posible? 


Antes comprabas comida y pagabas la renta de manera cómoda, ahora te costaría un 50% extra mientras que tu salario se mantendría prácticamente congelado. Nos vamos dando cuenta poco a poco que el valor adquisitivo que hemos perdido, es aquel que fue erosionado para salvar a la banca, y no hay nada que podemos hacer, siempre y cuando sigamos usando y dependiendo de dinero ‘fiat’ emitido por un banco central.


Es aquí donde entra Bitcoin, un movimiento que concentra el hartazgo de la gente por la irresponsabilidad financiera de la élite y de sus gobernantes siendo la gente los que siempre pagan los platos rotos. Este problema ha persistido desde la antigua Roma, cuando los gobernantes diluían la cantidad de plata en la moneda romana (el denario, de ahí la palabra dinero) para acuñar más moneda, hasta épocas actuales en donde el papel moneda ya no tiene respaldo alguno, sólo la confianza de la gente, pero a diferencia de la antigua roma, ahora tenemos el internet, un medio abierto que si se usa correctamente puede ser el ecosistema ideal para los primeros experimentos monetarios autónomo e independientes que resista la censura de gobiernos.


Bitcoin vale por tres razones fundamentales:


1. Es un bien escaso, no devaluable

Sólo existirán un total de 21 millones de bitcoins, no más. No existe manera, ni gobierno ni grupo organizado que podrá imprimir el bitcoin número 21,000,001. A diferencia de una moneda nacional que se imprime e imprime hasta que su valor tienda a cero (véase el bolivar venezolano), bitcoin no podrá ser devaluado por nadie jamás.


Actualmente ya se encuentran en circulación más del 80% de este número máximo de Bitcoins, el último se emitirá en el 2140.


que es el bitcoin y por que tiene valor 3

El bitcoin queda fuera de la gestión de los bancos, razón por la que tratan de controlarla. (Foto: Wall Street Jornal)


2. Bitcoin concentra recursos reales

Para obtener o ‘minar’ un bitcoin, es necesario disponer de una cantidad significativa de energía eléctrica y equipo de cómputo sofisticado. Para minar un solo bitcoin hoy en día, es necesario suministrar una energía de 1.53 x1016 joules, una cantidad de energía equivalente a:


  • El consumo de electricidad total de Mongolia en el año 2010.
  • Aquella que generan 10 tormentas severas.
  • Una detonación de un millón de toneladas de dinamita.


Hay quienes argumentan que el proyecto Bitcoin no es factible a la larga precisamente por la cantidad tan enorme de energía que consume en producir cada moneda, sin embargo cabe resaltar que más del 70% de la energía que se usa para obtener la criptomoneda es renovable; destaca la energía termoeléctrica del subsuelo volcánico de Islandia y la hidroeléctrica de los grandes ríos en China.


Pensando en el bitcoin como un análogo digital al oro, cabe tener en cuenta que el oro que aún no ha sido minado, extraído y refinado y aun se encuentra dentro del subsuelo de nuestro planeta no tiene mucho valor, pero el mismo oro almacenado en una bóveda en lingotes es altamente deseado y cotizado, ¿por qué? 


Una posible respuesta es que la cantidad de energía que se consume y efectivamente concentra en obtener oro refinado es altísimo. Basta con reconocer que la mayoría de todo el oro en circulación hoy en día fue minado por esclavos. Fue el esfuerzo y energía del trabajo manual pesadísimo de estos esclavos, en tiempos pasados, así como el de corporaciones mineras en la actualidad lo que el oro concentra, manteniendo y comunicando ese valor para siempre. 


Lee también: El bitcoin, la mayor de las criptomonedas, cumple diez años


3. Es un activo digital y financiero cada vez más útil


  • Dinero Intocable


Un bitcoin no es sólo un almacén de valor, es también dinero de la más alta calidad. ¿A qué me refiero con esto?


Un bitcoin no puede ser congelado o incautado por el estado, de la misma manera que un a cuenta de banco puede ser congelada por un juez o una barra de oro puede ser robada o confiscada (prácticamente sinónimos). Dado que los bitcoins viven en el internet, no respetan fronteras políticas. Al estar en México gozo de mis bitcoins que puedo intercambiar por bienes y servicios así como otras monedas como el peso; al cruzar a Estados Unidos por ejemplo, no tengo que declarar que estoy cruzando valores, sin embargo una vez ‘del otro lado’ sigo disponiendo libremente de mis bitcoins los cuales puedo cambiar por bienes y servicios en Estados Unidos. Si estos bitcoins representan $1 dólar o $1 millón de dólares es irrelevante.


  • Transmiten valor de manera barata y sumamente eficiente


Cuando vivía en Medio Oriente trabajando como petrolero y mandaba, como buen expatriado, mis petro-dólares de regreso a México, el envío podía tomar un mínimo de 3 días hábiles si los astros se alineaban, o hasta 7 días si se cruzaban los fines de semana, el musulmán o el cristiano (nótese que en ese tiempo en Arabia Saudita se descansaba jueves y viernes), por lo que si por descuidado, hacía un envío un martes, ¡este no se vería reflejado en mi cuenta mexicana hasta el martes próximo! 


¿En un mundo digital donde todo es instantáneo cómo es esto posible? En el mejor de los casos sería más rápido amarrar los billetes a un yunque de acero y mandarlo por avión a México a esperar a que la transacción bursátil se completara.


Cuando envías bitcoins, cada envío toma 10 minutos. De acuerdo, no es el sistema más práctico para pagar por tu Starbucks o por tu BigMac, sin embargo para la industria de las remesas es oro molido. Y se pone mejor la cosa, enviar valor a través del protocolo bitcoin es prácticamente gratis, no cobra comisión, sin importar si mandas $1 o $1 millón de dólares. Cuando se tiene en mente que la industria de las remesas, dígase Western Union y MoneyGram cobran entre 5-20% de la cantidad total del envío, la tecnología Bitcoin claramente se presenta como disruptor para esta industria.



  • Son un vehículo de inversión


Quizá la aplicación más emocionante de bitcoin como dinero internacional es su potencial para poder contribuir a negocios y modelos de negocios emergentes en cualquier parte del mundo. Imagínate un crowd-funding al que puedes unirte y apoyar, comprando acciones de una nueva y emocionante start-up. La diferencia con los esquemas tradicionales del fondeo colectivo es que con bitcoin, puedes contribuir a dicha empresa comprando acciones desde la comodidad de tu casa a un proyecto que se pueda localizar en cualquier parte del mundo. No importa si éste se encuentra en Singapore o en África y sin importar las leyes de tu país o de el país donde se ubica el proyecto, en diez minutos puedes mandar bitcoins y recibir inmediatamente las acciones correspondientes de tu nueva inversión, convirtiéndote en un verdadero inversionista internacional, armado de tus bitcoins y una conexión a internet.


Es por estas razones que Bitcoin tiene un altísimo valor, ¿cuál será su precio justo? Esto es harina de otro costal, una que determinarán con gran precisión los compradores y vendedores. Independientemente del precio, el valor del bitcoin incrementa día con día al nosotros darnos cuenta que tiene mayor utilidad ya sea como ahorro, como vehículo inversión y/o como método de envío de dinero. Simulando fielmente al oro, el bitcoin es verdaderamente oro digital, el cual concentra valor de una manera segura, incorruptible e indevaluable tu riqueza. 


Podría interesarte:

Acusan a youtuber mexicano de secuestrar a una mujer y exigir bitcoins como rescate

LGBT Token: Así funciona la primera criptomoneda gay del mundo

Estos son los daños ambientales provocados por los bitcoins

ETIQUETAS: Ciencia finanzas
REFERENCIAS:
José María Ramos José María Ramos

Especialista en refinería de petróleo, biocombustibles e innovación tecnológica enfocada a start-ups.

COMENTARIOS