Los niños que reciben nalgadas tienen comportamientos negativos cuando se vuelven adultos

Lau AlmarazViernes, 3 de noviembre de 2017 18:17

shares
Ciencia

Científicos estadounidenses aseguraron que quienes reciben este castigo tienen fuertes pensamientos depresivos.


En diciembre, justo cuando llegaban las reuniones familiares, Gabino Corona platicaba a sus hijos sobre la manera en la que Soledad, su mamá, los castigaba. Contaba que, como sus aliados principales, tenía al cable de la plancha, el gancho que utilizaba para colgar la ropa o la famosa “chancla voladora”. Pero, cuando el castigo no era tan severo, Soledad los acomodaba sobre sus piernas, de tal manera que, tras haberse portado mal, les daba nalgadas.


Esta forma de sancionar a los hijos es una costumbre arraigada entre las familias mexicanas, pero que, según científicos de la Universidad de Texas, asegura que los niños que continuamente reciben nalgadas tienen efectos negativos en su conducta cuando se convierten en adultos.


Efectos negativos en los niños por las nalgadas. (Foto: Minnpost)


Estos comportamientos negativos se vieron traducidos en pensamientos suicidas, depresión y abuso físico con otros niños al llegar a la adultez. Pero no sólo los estudiosos de la Universidad de Texas analizaron este comportamiento en aquellos que hubieran sido víctimas de las famosas nalgadas.


Tanto Andrew Grogan-Kaylor y Shawna Lee, ambos profesores de la Universidad de Michigan, aseguraron que las nalgadas provocan que al convertirse en adultos, se sientan deprimidos, intenten suicidarse o abusen de las drogas y el alcohol. Aunque parezcan inofensivas, las nalgadas provocan un daño psicológico irreversible en los niños.


«Colocamos a las nalgadas en una categoría similar a las experiencias de abuso físico/emocional», indicaron en su estudio Kaylor y Lee. «Si hacemos esto, aumenta nuestra comprensión sobre los problemas de salud mental en adultos provocados por este tipo de abuso».


Nalgadas afectan la salud mental de los niños. (Foto: Club Za)


Según datos recabados por UNICEF, el 60 por ciento de la población infantil en el mundo recibió por lo menos una vez en su vida un castigo físico, siendo las nalgadas la agresión más común. Cuando los padres piensan que están corrigiendo a sus hijos, la realidad es que provocan que su autoestima se vea reducida y que socialmente no se sientan aceptados. La salud mental se ve afectada desde el momento en que su capacidad cognitiva disminuye y la relación con sus padres, al ser niños, ni siquiera mejore.


¿Utilidad formativa? De ninguna manera. La revista Pediatrics asegura que los padres creen que una vez al mes el castigo físico está justificado sin saber que quienes recibieron nalgadas en su infancia, tenían menos materia gris en ciertas zonas de la corteza prefrontal del cerebro, es decir, aquellas relacionadas con la depresión, la adicción y los trastornos mentales.


Podría interesarte:


Padres pierden la custodia de sus hijos por humillarlos para YouTube

Tortura y asesinato: el castigo para un niño por un delito que no cometió

ETIQUETAS: Ciencia violencia Medicine
REFERENCIAS: Fox Vix
Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS