PUBLICIDAD

CIENCIA

¿Eh? Dos babuinos sobreviven más de seis meses con corazones de cerdo

Los dos babuinos lograron vivir meses después de recibir sus corazones, un paso trascendental para el trasplante cardíaco en humanos.

¿Qué clase de Frankenstein es este? 

Acaba de publicarse un estudio en la revista Nature realizado por científicos de la Universidad de Munich que aseguran haber logrado que dos babuinos sobrevivieran tres meses con un corazón de cerdo, y otros dos llegaran a vivir más de seis meses, después de los cuales fueron sacrificados. 

Sí está muy creepy, pero lo más perturbador es que este experimento rompió el récord anterior de 57 días de supervivencia. Ahora los científicos tienen la esperanza de convertir a los cerdos en una fuente de corazones… ¡para los humanos! 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La operación emocionó porque el grupo de expertos utilizó una técnica de edición genética revolucionaria que podría hacernos propensos a este tipo de trasplantes. 

Dos de los babuinos lograron sobrevivir los seis meses con el corazón. (Foto: El País)

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lee también: Nace el primer bebé concebido en un útero trasplantado de una fallecida

Xenotrasplante 

Como podrás imaginarlo, realizar un xenotrasplante (trasplante de una especie a otra) puede causar una respuesta violenta por parte del sistema inmunológico del receptor, por lo que puede haber un rechazo de los órganos. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Entonces cómo le hicieron? Los autores del trabajo utilizaron a cerdos modificados genéticamente para que sus corazones se parecieran a los de los babuinos y no sufrieran un rechazo tan violento. Los cerdos fueron sometidos a la edición del gen CRISPR-Cas9. 

Además los babuinos recibieron un tratamiento para suprimir sus defensas y asegurar una buena recepción, aunque esto aumentaba el riesgo de que se presentaran infecciones peligrosas. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Otra de las cosas que hicieron que el equipo de Bruno Reichart, de la Universidad de Munich, tuviera éxito fue que en vez de conservar en frío los corazones, bombearon una solución refrigerada con sangre oxigenada, nutrientes y hormonas. 

“El potencial para resolver la escasez de corazones humanos disponibles para el trasplante mediante el uso de corazones de cerdo ha sido una aspiración para los científicos durante más de 40 años, pero ha demostrado ser un viaje difícil”, comentó el profesor Jeremy Pearson, director médico asociado de la Fundación British Heart, la cual no participó en el estudio. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El mayor obstáculo es el rápido rechazo del corazón de cerdo por parte del sistema inmunitario humano. Esto ha sido superado en gran medida por el desarrollo de cerdos modificados genéticamente, que han reducido sucesivamente esta complicación. 

Los cerdos fueron sometidos a modificación genética para configurar sus corazones. (Foto: Agrarheute)

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Un poco de historia 

El primer trasplante de corazón se llevó a cabo en 1964 por el cirujano James Hardy. Y sí, también fue un trasplante entre especies: se colocó el corazón de un chimpancé en un humano, que no logró sobrevivir dos horas después de la cirugía. 

Lee también: ¿Por qué las mujeres dormimos mejor con perros que con hombres?

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Regresando a los babuinos... 

Sin duda el experimento tuvo un rotundo éxito y aunque no es que mañana ya puedan realizar un trasplante de corazón de cerdo a un humano, ciertamente van en esa dirección. 

Esto es especialmente relevante porque hay una gran falta de corazones para trasplantes humanos, en especial en los Estados Unidos y Europa, donde las enfermedades cardíacas son más comunes. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Podría interesarte:

¿Por qué esta rara "araña" tiene cabeza de perro? Las fotos son increíbles

¿Los unicornios existieron? Se llamaba rinoceronte siberiano y analizaron su ADN por primera vez

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La radiación del celular causa cáncer en las ratas... ¿y en nosotros?

Podría interesarte
Etiquetas:cienciasalud
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD