Científicos registran cómo las aves se comparten el conocimiento de alimentos asquerosos

Vicente RendónMiércoles, 20 de diciembre de 2017 20:13

shares
Ciencia

Lo interesante es que las aves también buscan la forma de evolucionar para no ser engañadas.

Charles Darwin aseguró que la adaptación consistía en poblaciones de organismos que cambian con el tiempo como resultado de la selección natural, fenómeno que durante años ha maravillado a biólogos de todo el mundo. Un ejemplo de esta "selección natural" se da con los perros, seres que tuvieron que adaptarse para poder vivir junto a los seres humanos y así preservar su especie.

 

Otro ejemplo de selección natural se puede ver con los insectos. Científicos han logrado registrar cómo estos pequeños seres para evitar que sean comidos por algunas aves, han desarrollado colores sumamente brillantes y marcas que les indican a sus depredadores que saben mal o que son tóxicos.


insectos enganan a aves para no ser comidos 1

Los insectos han evolucionado para engañar a sus depredadores. (Foto: La Bioguía)

 

Esta forma de defensa funciona, sobre todo si nos ponemos a pensar que si cada ave primero debe probar uno de estos insectos para descubrir que no es comestible, el conocimiento adquirido de las aves para evitar la trampa tardará el tiempo suficiente para que los insectos puedan seguir evolucionando en sus formas de defensa.

 

Lo interesante es que las aves también buscan la forma de evolucionar para no ser engañadas. Fueron científicos del departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge, quienes publicaron en la revista Nature Ecology and Evolution una investigación en donde demostraron cómo el aprendizaje social de las aves impulsa a los insectos a sobrevivir.


insectos enganan a aves para no ser comidos 2

Los insectos deben evolucionar para engañar a las aves. (Foto: National Geographic)

 

Para este estudio los científicos filmaron a un ave abriendo un paquete de papel blanco estampado con un cuadrado negro. Dentro había pedazos de almendras empapados con un líquido amargo.

 

Como se ve en el video, el pájaro picotea la almendra y casi de inmediato la deja caer, sacude la cabeza y se seca el pico repetidamente, una forma de decir “guacala”. Una vez que se registró este comportamiento, los investigadores mostraron el material a otras 15 aves que estaban en la misma situación que su antecesora.

 

Se pudo registrar que las aves que habían visto el video tenían un 32 por ciento menos de probabilidades de elegir paquetes marcados con cuadrados, esto en comparación con las aves que no habían visto el video.


insectos enganan a aves para no ser comidos 3

Las aves tienen que evolucionar para aprender a saber qué sí pueden comer. (Foto: Nature)

 

Es obvio que las aves silvestres no miran videos para aprender lo que no se puede comer, pero otras investigaciones han demostrado que las aves aprenden a mirarse entre sí, un hecho que les sirve para saber cuándo un alimento no se puede comer. Es gracias a esta condición que no sólo las aves reaprenden todos los días qué sí se come y qué no, también impulsa a los insectos a adoptar medidas para comunicar a las aves que no deben comerlos, mensaje que se transmitirá a los depredadores hasta que estos prueben otra vez que sólo era un engaño.

 

Podría interesarte:


Los insectos que viven y se reproducen en nuestro rostro desde hace miles de años

Cerebro, sangre e insectos: los alimentos que salvarán al mundo

El Big Bang podría ser la clave para entender el origen de los agujeros negros supermasivos

Vicente Rendón Vicente Rendón Co-editor de política

Periodista y fotógrafo por la UNAM escribiendo en @CCNews__. Fiel creyente de que un día habrá un México mejor.

COMENTARIOS