Científicos aseguran que el cromosoma Y podría desaparecer tarde o temprano

Fernando CastilloViernes, 26 de enero de 2018 17:17

shares
Ciencia

Según un estudio, el cromosoma masculino está destinado a desaparecer por cuestiones biológicas y evolutivas


Los cromosomas SRY han estado presentes en el genoma de los mamíferos desde hace unos 166 millones de años, incluso cuando sólo había roedores y pequeños animales peludos que comían insectos. Dichos cromosomas definen el sexo de las especies: el XX define genéticamente a las hembras y el XY a los machos. No obstante, con el proceso evolutivo inevitable al que están sometidos, estos cromosomas se irán modificando hasta despegarse por completo de sus orígenes.


Según la experta en genomas, la doctora Jenny Marshall Graves, originalmente los cromosomas tenían el mismo tamaño y cantidad de genes, pero hoy el cromosoma Y es seis veces más grande que el X, por lo que ahora contiene 12 veces menos cantidad de genes, tal y como lo describe en su estudio Chromosome Research.


Los cromosomas mamíferos datan de hace más de 160 millones de años. (Foto: MKRU) 


«Esta reducción podría propiciar una tendencia a la extinción del cromosoma Y, que más o menos en unos 4,6 millones de años podría desaparecer por completo», dice el estudio.


Con 166 millones de años de existencia, el desgaste de este cromosoma se ha ido degenerando progresivamente y ante esto existe la posibilidad de que los hombres se extingan antes que las mujeres; una especie de “muerte genética progresiva”, como lo describe Marshall Graves.


Las razones, según la doctora, son muy diversas. Para empezar, el cromosoma Y no sufre ninguna recombinación genética en la constitución del individuo, así que degenera la producción generación tras generación hasta que, eventualmente, se reduzca el cromosoma Y hasta el punto sin retorno de la desaparición, fenómeno que requiere de millones de años para completarse.


La estructura genética humana no es tan resistente como la de los primates o roedores. (Foto: El Mundo) 


Sin embargo, en otras especies de mamíferos, sobre todo los primeros en pisar la tierra, no muestran vestigios de reducción cromosómica, como el caso del ratón Tokudaia, una de las especies de mamíferos más antiguas que subsisten.


Una observación del estudio de Marshall denota que en los últimos 6 millones de años el cromosoma Y ha mostrado estabilidad en su degeneración y no pierde genes en el caso de los primates. Esto se debe a que las estructuras genéticas de los primates son más resistentes al de los humanos, un fenómeno genético llamado palíndromos secuenciales.


Lo que no se sabe a ciencia cierta es si la capacidad reproductiva podrá permanecer o si la herencia genética de padre e hijo sufrirá la extinción del género masculino en los humanos, que podría suceder dentro de 4 millones de años, según la investigación de Marshall.


Podría interesarte:


Científicos revolucionan la industria de los plásticos con cáscara de fruta


Fernando Castillo Fernando Castillo articulista internacional

COMENTARIOS