Estudio reveló que el consumo de alcohol afecta más a la clase baja

Lau AlmarazJueves, 4 de enero de 2018 20:12

shares
Ciencia

El nivel de estrés aunado a los hábitos alimenticios y el tipo de trabajo, influyen en la salud combinados con el alcohol.


Moisés trabaja como vigilante nocturno en una plaza comercial cercana a su casa. Su salario alcanza los mil doscientos pesos a la quincena. Mariana, Isaac y Javier son los nombres de sus tres hijos; ellos tienen cuatro, cinco y siete años de edad, respectivamente. Con la primaria terminada, él dice no aspirar a un trabajo mejor remunerado por su escolaridad.

 

El estrés al que se ve sometido lo calma con un poco de alcohol. «Del más baratito, señorita. Ese es el único que me puedo comprar, aunque no lo hago seguido. Yo creo que los pobres sí tratamos de calmar nuestras penas así, olvidándolas un poco con el alcohol, aunque a la larga nos afecta la salud», contó Moisés a Cultura Colectiva Noticias.

 

Y no es tampoco casualidad la frase de este vigilante. Un estudio realizado por el Instituto Noruego de Salud Pública reveló que el consumo de alcohol perjudica más a la clase baja que a la clase alta, pues la combinación de alcohol con hábitos alimenticios, labores u oficios y nivel de estrés en la vida diaria, son mayores para ellos.

 

 La gente de clase baja es más propensa a padecer enfermedades cardiovasculares. (Foto: Ricardo Ramírez Arreola)


El estudio se basó en más de 200 mil noruegos y según los investigadores, aquellos que presentaron una posición socieconómica baja, aunque consumían menos cantidades de alcohol, eran más propensos a padecer enfermedades cardiovasculares que aquellos de clase alta, con la misma exposición al alcohol.

 

Conocida como “paradoja del alcohol”, el Instituto Noruego de Salud Pública consideró que la posición socioeconómica es importante debido al sometimiento de estrés y hábitos alimenticios, combinados con el alcohol.

 

 Al consumir sólo el alcohol sin alimentos, la clase baja ve más afectada su salud. (Foto: Prensa Libre)


Un ejemplo claro es cuando las personas de clase alta tienen la posibilidad de acompañar sus alimentos con bebidas alcohólicas. «Cuando el alcohol se ingiere conjuntamente con alimentos, el metabolismo en el sistema gastrointestinal se prolonga y evita que el organismo se inunde de alcohol y sufra daños», indica la investigación.

 

Por lo general, las personas de perfil socioeconómico bajo consumen el alcohol sin alimentos, como Moisés, únicamente para relajarse un poco tras el estrés que le implica su vida. «Cuando el alcohol se consume sin alimentos, aumenta la biodisponibilidad del alcohol ingerido en general y adelanta y sube la concentración máxima de alcohol en la sangre, lo que agrava los efectos tóxicos sistémicos del alcohol», sentenció el estudio.


Este estudio revira lo publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2011, en donde a través del reporte denominado "The Global status report on alcohol and health", indicaba que eran los estratos económicos altos los que presentaban un mayor porcentaje de alcoholismo a nivel mundial.


Podría interesarte:


La ciencia lo dice: el alcohol te ayuda a hablar mejor los idiomas extranjeros

El alcohol adulterado que beben los niños de primaria

¿Estás consciente del daño que le haces a tu hígado al tomar?

Lau Almaraz Lau Almaraz

Periodista egresada de la FES Acatlán.

COMENTARIOS