El ADN de un niño antiguo de Alaska reveló que todos provenimos de la misma población fundadora

Cultura ColectivaMartes, 9 de enero de 2018 16:38

shares
Ciencia

El material genético reafirma la teoría de que los primeros americanos llegaron en el Pleistoceno, durante una conexión de Asia con América del Norte


Un equipo de geogenetistas del Museo de Historia Natural de Dinamarca, la Universidad de Copenhague, el Departamento de Antropología de la Universidad de Alaska, Cambridge y otras instituciones lograron secuenciar el genoma de un niño antiguo que se sabe descendió de los humanos fundadores que pisaron América.


El genoma de este niño de Alaska es la primera evidencia genética directa de algo sabido pero no probado: todos los nativos americanos se remontan a una misma población que habitaba en la región de Beringia hace 11 mil 500 años. El ADN analizado mostró que el bebé, junto con sus contemporáneos, descendían de una sola población fundadora que vivió hace 36 mil años.


El hallazgo es importante porque no significa que no haya más dispersión genética desde el este de Asia al resto del mundo, sino a las diferencias que existen entre los antiguos habitantes de Beringia y los ancestros orientales.


(Fuente: quia.com)


La historia de los primeros pobladores en América siempre ha sido pantanosa, pues el origen de los nativos americanos se remonta a los humanos del este de Asia y Siberia de hace unos 20 o 30 mil años, pero hay muy poca evidencia física que corrobore esa teoría, además de que la evidencia arqueológica es poco consistente. Sobre todo si se toma en cuenta que hay sitios al noreste de América que son vistos como antiguos y que apenas llegan a los 13 mil años, mientras que otros en Sudamérica rondan los 15 mil años, por lo que el flujo migratorio es difícil de deducir.


La teoría más aceptada sobre la primera población de América se asienta en el Pleistoceno, cuando los niveles del mar eran bajos y dejaron dispuesto un puente terrestre que conectó a Asia con América del Norte.


Expedición Alaska. (Fuente: Ben Potter, investigador)


La evidencia genética ahora recabada en Alaska respalda esa teoría que además dice que hace 11 mil años el puente se sumergió de nuevo y los dos territorios se separaron. ¿Qué significa entonces? Cuando Beringia estaba seca y alta, una población de humanos antiguos, originarios de Siberia, se mudaron a este territorio. Después del hundimiento que les hizo perder la conexión con el otro lado del mundo, se volvieron humanos genéticamente aislados, pero de cualquier manera son parte de la misma población.


Podría interesarte:


Científicos descubren los fósiles de los ancestros de mamíferos más antiguos


Cultura Colectiva Cultura Colectiva

COMENTARIOS